• 7 de noviembre de 2015
es

Visita a nuestra hija de Misión en Valparaíso, Chile

Fabiana, su familia y amigos, 2015

Lle­ga­mos a San­tiago donde nos espe­raba Fabiana junto a sacer­do­tes de la Comu­ni­dad, Vicente un semi­na­rista y otros amigos que nos reci­bie­ron con el cora­zón abierto, encan­ta­do­ras per­so­nas.

Via­ja­mos unos días reco­rriendo el país. Cuando lle­ga­mos a Val­pa­raíso, cono­ci­mos a sus her­ma­nos de comu­ni­dad de la casa Puntos Cora­zón que al ins­tante nos trans­mi­tie­ron esa paz, ale­gría y ama­bi­li­dad que los carac­te­riza. Com­par­ti­mos un almuerzo y cono­ci­mos algu­nos amigos del barrio que asis­ten dia­ria­mente. Nos sor­pren­dió con la aper­tura inmensa y sin­cera que reci­ben a los más humil­des. Luego fuimos a la misa de des­pe­dida de un misio­nero que com­par­tió unos meses en la casa. Allí cono­ci­mos más amigos del Punto Cora­zóny com­pren­di­mos cuánto amor dan éstos jóve­nes y cuánto reci­ben, cómo los res­pe­tan y cuánto los quie­ren.

Al acom­pa­ñar a Fabi a visi­tar los hoga­res de algu­nas per­so­nas, des­cu­brí que ellas con su sen­ci­llez y pobreza son un ejem­plo de espe­ranza y fe en Dios. Así tam­bién com­prendí lo impor­tante que es para ellos que alguien los visite, escu­che, ayude; y además viven­cié el inmenso ser­vi­cio de Fabi y de todos los inte­gran­tes de Puntos Cora­zón.

¡Qué tes­ti­mo­nio de vida en comu­ni­dad y mise­ri­cor­dia nos dan éstos jóve­nes! Hoy lo rela­ciono con las pala­bras del Papa Fran­cisco en su docu­mento Mise­ri­cor­diae­Vul­tus donde dice: “la mise­ri­cor­dia es fuente de ale­gría, de sere­ni­dad y de paz. (…) Habita en el cora­zón de cada per­sona cuando mira con ojos sin­ce­ros al her­mano que encuen­tra en la vida. (…) Abre el cora­zón a la espe­ranza de ser amado”.

¡Nues­tra hija está feliz! ¡Qué Dios ben­diga a todas las comu­ni­da­des de Punto Cora­zón!

Flia. de Fabiana.

Volver