• 15 de diciembre de 2015
es

Visita a los amigos de la leproseria en India

Visita a la leproseria en India

Qui­siera con­tar­les sobre nues­tros amigos de la lepro­se­ría que tuve la oca­sión de visi­tar regu­lar­mente estos últi­mos tiem­pos.
Pude ver de nuevo a Hair que cono­ce­mos desde hace varios años. Antes él vivía y cui­daba de la capi­lla de un hos­pi­tal. Des­pués se fue a un centro creado por una igle­sia pro­tes­tante. Tiene que ir regu­lar­mente al hos­pi­tal para con­tro­lar sus heri­das infec­ta­das. La gran noti­cia es que se casó. Su esposa es viuda y tiene una hijita de seis o siete años. Él está más afec­tado por la enfer­me­dad, ya perdió sus dos pies y sus manos, y su rostro tiene muchas marcas. Ella está menos afec­tada por los sín­to­mas físi­cos de la lepra. ¡Qué ale­gría verles juntos y sobre todo en estas cir­cuns­tan­cias!

En la lepro­se­ría, hay un grupo de casas que llaman “the blocs” en donde viven 80 hom­bres y unas 15 muje­res (en dos luga­res sepa­ra­dos). No tene­mos auto­ri­za­ción para visi­tar­les regu­lar­mente, solo los sába­dos. Todos tienen his­to­rias dolo­ro­sas porque si viven allí es porque no tienen a nadie para aco­ger­les. Esto sig­ni­fica un rechazo de parte de la fami­lia a causa de la enfer­me­dad: es el caso de Hair que tiene su fami­lia en los alre­de­do­res y que no lo ha venido a visi­tar desde hace años. Hay Yelu­ma­ley (que sig­ni­fica “las siete mon­ta­ñas”), un anciano de más de 80 años con un carác­ter muy dulce y bueno. Él es viudo y para no moles­tar a su fami­lia pre­fi­rió ins­ta­larse allí.

Este lugar es sor­pren­dente y es bueno tomar el tiempo entre esas casi­tas medio des­trui­das y esos bania­nos (árbo­les típi­cos de India) cen­te­na­rios en donde viven estas per­so­nas ale­ja­das de todo. Nues­tras visi­tas son muy apre­cia­das, mismo si algu­nas son difí­ci­les. Con algu­nos de ellos nace una ver­da­dera amis­tad, como con Sel­va­raj que vino hace poco a pasar dos días con noso­tros. Esto ha hecho que otros tengan tam­bién el deseo, ¡ojalá!

P Pierre Marie


Volver