• 21 de febrero de 2013
es

Vacaciones de la Frat. Kolbe 2013: un tiempo para “re-centrarnos”

Betiana y Mateo - Unquillo 2013

de Juan R.

Desde el miér­co­les 30 de enero al domingo 3 de febrero tuvi­mos la opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar de las vaca­cio­nes de la Fra­ter­ni­dad San Maxi­mi­li­ano Kolbe. Desde dis­tin­tos puntos de Argen­tina nos diri­gi­mos a la casa María Madre de la Igle­sia, en Unqui­llo (Cór­doba), para vivir un tiempo que nos ayu­dara a mirar el can­san­cio y las preo­cu­pa­cio­nes de los últi­mos meses desde otra pers­pec­tiva y, como el P. Thie­rry nos invita, a “uni­fi­car­nos” en lugar de sim­ple­mente dis­ten­der­nos.

Fue un tiempo para redes­cu­brir, siguiendo a Emilio Komar, que la unión se cons­truye siendo ver­da­de­ra­mente noso­tros frente al Otro; pudi­mos ver la amis­tad como un regalo que toma a cada per­sona sin nece­si­dad de que sea (o se mues­tre) otra cosa que lo que es, con sus rique­zas y difi­cul­ta­des: una opor­tu­ni­dad de cre­ci­miento para quie­nes le rodean y de ser amado ver­da­de­ra­mente.

Tuvi­mos la opor­tu­ni­dad de hacer dos agra­da­bles visi­tas: un museo dedi­cado a las abejas y la Capi­lla Museo de la fami­lia Buffo-Allende. En cada una fue grato des­cu­brir que la entrega y la pasión ofre­cida envuelve de belleza todo lo que hace­mos y llega a quie­nes nos rodea. Sin pala­bras nos que­da­mos luego de ser tes­ti­gos de la devo­ción del arqui­tecto, Guido Buffo, por su fami­lia y de lo que es capaz el cora­zón del hombre cuando logra atra­ve­sar el dolor y reco­noce el regalo de lo que le ha sido dado, refu­gián­dose en la espe­ranza del reen­cuen­tro.

De la misma espe­ranza nos lle­na­mos y re-crea­dos, re-cen­tra­dos, vol­vi­mos a nues­tros hoga­res con la fuerza nece­sa­ria para ser más fieles a nues­tro cora­zón. Además, la fami­lia de la fra­ter­ni­dad se agrandó. Yo hice mis com­pro­mi­sos y Javier renovó los suyos.


Algunos de los presentes en las vacaciones.... Jorge, Luis y Mateo Francisco y Paz visita a la capilla museo Buffo Sergio, Francisco, Lili y Julio Betiana y Juan
Volver