• 18 de diciembre de 2013
es

¡Un nuevo Punto Corazón... en Atenas, Grecia!

La primera comunidad: Maria Pia, Maria, Ludivina, Irina y Vicentiu, junto a p. Gonzague- Noviembre 2013

Después de la crisis de 2008, Grecia está bajo la mira de los medios; varios artículos fueron publicados sobre la deuda del país y los problemas sociales que ésta genera -especialmente el alto índice de desempleo (28%). Esta situación dolorosa nos ha conducido a considerar una fundación en ese país. Es así que los primeros voluntarios: tres francesas Maria Pia, Maria y Ludivina y dos rumanos, Irina y Vincentiu acompañados por un sacerdote francés se instalaron el 6 de noviembre en Atenas.

El Punto Corazón San Juan de Patmos está situado a unos 30 minutos a pie al norte del centro de la ciudad. En ese barrio hay griegos, pero también numerosos inmigrantes, sobretodo del Congo y Nigeria, que viven en una situación precaria. Las familias griegas aunque discretas se quejan de la crisis y de la falta de trabajo y los impuestos que el gobierno debió implantar para palear el déficit. La clase media es la que sufre más de la crisis.
Allí los misioneros visitan un centro para pesonas con discapacidad, un centro de acogida para niños y adolescentes refugiados de Siria y Afganistán, un centro de acogida para mujeres con sus niños y un asilo de ancianos.

Dejemos la palabra a Maria Pia: «“To spiti tis kar­dias inai stis Ellada!”. Para aquellos que no hablan todavía griego esta es la traducción: ¡Puntos Corazón está en Grecia, Aleluya! Desde hoy por la mañana la comunidad está completa: somos tres francesas, un rumano y una rumana junto a P. Gonzague que preparó nuestra llegada. Debería agregar una persona más... el padre Aleko, padre griego de nuestra parroquia, que en estos días de fundación pasa la mayor parte de su tiempo en el Punto Corazón. Con su gorra en la cabeza y sus manos en el yeso o la pintura se apasiona por la restauración de nuestra casa. Sí, lo adivinaron... ¡nos ha dado una cálida acogida!

¡La Providencia nos precede y acompaña! Contamos con sus oraciones para que podamos estar a la escucha del Espíritu Santo y para que la voluntad del Señor se haga en nuestro barrio.»


Volver