• 27 de enero de 2012
es

«Un gesto gratuito de amor» - Testimonio de Florencia, Honduras

icono «El Sembrador», Pastro

En misión en el Punto Corazón de Honduras desde agosto 2011, Florencia A. nos comparte un encuentro en el asilo que visitan semanalmente los voluntarios:

"El día que fuimos al asilo viví algo particular. Ese día visité a Vicenta. No sé mucho de su vida, sólo que trabajaba de maestra en el campo. Como ella tiene Alzheimer, su vida es un eterno presente con una sonrisa en los labios. Ese día la encontré en su silla de ruedas, con una porción de pastel, chocolates y una Sprite, y al lado una señora de unos 50 años, con una joven de unos 30.
Yo le pregunto a la señora: «¿Usted es la hija de Vicenta?», ella me responde: «no, yo fui alumna suya…uf!!, hace muchos años!!. Ella fue maestra toda su vida, nunca tuvo hijos, fundó escuelas en el norte, dirigió muchas instituciones con tanto amor. Desde que me enteré que estaba aquí solita vengo en cada navidad, a veces acompañada de mis nietos, a visitarla…ella no sabe quién soy yo…pero yo sé muy bien quien es ella».
Mientras la mujer hablaba, Vicenta de repente la mira y dice: «ah!, hola!, ¿usted viene por primera vez?». La mujer acaricia su cabeza y dice: «Sí, por primera vez».

Me despedí de ellas y me fui pensando: «¿cuál fue la última vez que yo di amor de esa forma tan gratuita, sin esperar nada a cambio, ni el más mínimo reconocimiento?»
Esta escena me impactó y encendió en mí el deseo de, con cada persona, incluso las que me molestan, tener gestos gratuitos de amor, sin esperar respuesta de su parte. Sembrar, sembrar, sembrar en los corazones de los demás, aunque los frutos los cosechen otros. Esto me lleno de paz."

Florencia A.

Volver