• 19 de agosto de 2014
es

Testimonio de Daniela, de Honduras

Daniela en San Salvador, julio 2014

Daniela, es vecina del Punto Corazón de Honduras. Tiene 19 años y desde hace varios años frecuenta nuestra casa de Tegucigalpa; gracias a esta amistad, ha nacido en ella el deseo de recibir el bautismo y los demás sacramentos. Daniela es parte de nuestra familia espiritual, por lo que le pareció muy natural venir al Punto Corazón vecino en El Salvador apenas tuvo la edad; esta es la segunda vez que viene a quedarse un mes con nosotros: “Porque aquí también es mi casa” . Les compartimos aquí el testimonio de su experiencia en El Salvador:

“Conocí al Punto Corazón cuando tenia 13 años, desde esa edad no me he separado de ellos.

Al principio de este año fui a hacer mi primera experiencia a San Salvador. El primer día fue muy emocionante porque fui por primera vez al Hospital Bloom a ver a los niños enfermos de cáncer. Fue impactante ver a esos niños sufriendo pero luchando por sus vidas. En ese primer viaje conocí a muchas personas de la colonia que me trataron muy bien, es lindo sentir que hay personas que aunque no te conocen te acogen bien en sus casas.

Lo fundamental en una experiencia Puntos Corazón es la vida de oración: tener ese tiempo para estar con el Santísimo, hablar con él, es lo que te mantiene en una misión así.

En mi segunda experiencia fui a un retiro de silencio. Como era la primera vez fue un poco difícil para mi al principio, pero me gustó mucho. Cuando llegué a la colonia quería ver a todos mis amigos, a los niños, especialmente a Karlita es una niña que ha tocado mucho mi corazón por la alegría que tiene, por estar siempre muy pendiente de los voluntarios. Cuando regrese al hospital Bloom conocí nuevos niños, y la verdad fue la parte de mi experiencia más dura porque me duele ver a todos esos niños sufriendo con sus tratamientos. Me gusta jugar con lo niños y también tomar un tiempo para hablar con los padres y darle ánimo. Cada momento de la vida en Puntos Corazón es un acto de fe, la vida como voluntario en Puntos Corazón no se puede describir, es algo que la las personas que tienen espíritu misionero tienen que descubrir por si mismas, y les agradezco mucho a la comunidad de Punto Corazón Faustino Pérez y a las Hermanas por darme la oportunidad de tener esa gran experiencia, personas como ellos se necesitan en todos los países.”

Daniela


Volver