• 29 de octubre de 2010
es

Testimonio de Brenda desde El Salvador

¡Mira!, dice un día Dios mirando la tierra, he aquí algunos hombres que, como mi Madre, miran con una mirada de amor, y sus ojos sobre la tierra son como estrellas. ¡Seguramente que allí abajo no tardaran en decir que están locos!”
(“Hacer… Hacer… Siempre Hacer!...”El poder del amor simple. Padre Thierry de Roucy.)

Queridos Padrinos, Amigos, Familia y Hermanos en Cristo:
¿Cómo están ustedes? Dios quiera y permita, que bien. Bueno, empecemos a vivir estas historias y amistades que de ustedes y mías… en fin de todos…

“Ellos son de Punto Corazón…”
Así dice Niña Paquita (doña Francisca), cada vez que la llevamos al médico. Niña Paquita vive con su familia (hijos y nietos y si es posible bisnietos) sus hijos no se preocupan por ella, así que ella sale a pedir un plato de comida a algunos amigos que la conocen.
Nosotros estos últimos meses la acompañamos al médico ya que está mal de salud, mas porque sufre del corazón, así que el doctor cuando la vio la retó un poquito porque dejó de asistir un año al médico, faltando principalmente a sus controles del corazón. Así que el doctor le preguntó a la Niña Paquita de que si nosotras éramos sus hijas, apenas termino de formular su pregunta, la Niña Paquita le respondió: -ellas son de Puntos Corazón, que están en la colonia (barrio) Iberia, ellas están ahí para jugar con los niños y ayudar a los abuelitos. Son unos angelitos, ellas me acompañan al médico-. Y cada persona que se encuentra en la clínica le dice lo mismo, y se acuerda muy bien de todos porque desde que se fue Pablo siempre dice – ¡ah! El hermano Pablo siempre me acompaño al médico. Qué bueno que era el hermano Pablito-.
Para nosotros la Niña Paquita es nuestra abuela, la abuelita del Punto y la más mimada… les pido que recen por todos los abuelitos que se encuentran solos para que no les falte de comer… (...)

Un Ángel al cielo: Les voy a presentar un Ángel que ya está en el cielo… el se llama Mario de unos 12 años un gran amiguito nuestro, lo conocimos un día en que Analía llevaba de visita unos amigos franceses, en ese caminar Dios decidió que encontráramos a Mario, así que una señora la saludó alegremente a Analía y le empezó a contar que ella no vivía allí, pero que estaba ahí por que cuidaba de Mario. Apenas entro Analía a la champita (casa de chapas) Mario saludó con una gran Alegría diciendo -¡Puntos Corazón! ¡Yo jugaba con ustedes cuando venían los sábados! ¡Yo conozco a Diana, a Benito, a Aleth…!- estaba postrado en una cama, casi ciego y casi paralizado debido a un tumor en el cerebro que le habían descubierto 2 meses atrás. Él nos explicaba que aún con todo el tratamiento, la enfermedad progresaba.
Siempre pasábamos por su casa para saber cómo él estaba y nos recibía con una gran alegría. A pesar de lo operaron unas 3 veces el tumor siguió creciendo, lo acompañamos cuando estuvo internado en el hospital Benjamín Bloom, luego en UCI (Unidad de Cuidados Intensivos). Al igual que Faustino, Mario murió en brazos de su madre, y hasta el último momento guardaba una sonrisa para ella:-“nos dejó una gran paz” nos dijo su mamá en el velorio.

“Una iglesia sin música es como un cuerpo sin alma”
Mis queridos padrinos la reliquia del cuerpo de San Juan Bosco estuvo en el pulgarcito de América, así es paso por nuestra colonia (barrio) y fue un gran evento para todos nosotros, además ese día llovió como nunca, pero apenas bajo la urna de Don Bosco en la cancha (donde dio la vuelta) paró de llover y salió un hermoso sol iluminándonos a todos fue impresionante. También quería contarles que estuvo con nosotros un verdadero “gringo” (estadounidense) Carlos, un seminarista Jesuita que pasó con nosotros una semana. Como les decía es un verdadero Gringo, ya que a nosotros algunos amigos de la colonia nos dicen “los gringos” aunque ni nos parecemos. Al verdadero Gringo le dijeron que era Francés o Español jajaja… Recen por todas las vocaciones… y por todos nosotros… ¡Gracias!

Se me cuidan mucho, Saludos, Besos y Abrazos

Fraternalmente
Brenda- la gringa argentina


Volver