• 23 de mayo de 2012
es

«Somos parte de un camino educativo» - Testimonio de Viky F., en Italia

Con Vincenzo al parque de deporte, Italia mayo 2012

"Este año, como ya a fines del año pasado, soy res­pon­sa­ble del apoyo esco­lar que rea­li­za­mos en una parte de la parro­quia con un grupo de 15/20 niños que vienen de lunes a vier­nes no sola­mente a hacer las tareas, ya que des­pués de una hora y media dedi­cada al estu­dio, tene­mos una hora de otra acti­vi­dad más recrea­tiva: canto, danza, un poco de deporte, dibujo y cerá­mica.

No es porque la pro­puesta es gra­tuita, que no somos exi­gen­tes, al con­tra­rio, somos cons­cien­tes que somos parte de un camino edu­ca­tivo, no sólo de cono­ci­mien­tos sino de toda la per­sona, y que en cierta forma pre­tende com­ple­men­tar a la edu­ca­ción en casa y en la escuela, que muchas veces es muy escasa.

Por ejem­plo con Vin­cenzo, que este año empezó el primer grado.

Al inicio, Vin­cenzo no quería ir ni a la escuela ni menos al apoyo esco­lar.
Fran­cesca, la mamá, como toda mamá, quiere lo mejor para sus hijos, pero
no siem­pre es fácil, sobre­todo con Vin­cenzo, en el parque donde hace­mos deporte cuando
ella y Rafael, su esposo cre­cie­ron en un ambiente donde las
reglas
eran
la
mayo­ría
de
las
veces,
esta­ble­ci­das
por
la
calle.

Fran­cesca
com­pren­dió
que
a
pesar
de
que
a
Vin­cenzo
no
le
gus­tase,
debía
ir
cada
día
a
la
escuela
y
al
apoyo esco­lar,
que
era
por
su
bien,
y
que
sobre­todo
era
a
ella
de
deci­dir
lo
que
es
mejor
para
su
hijo,
y
no
seguir
los
capri­chos
de
un
nene
de
6
años.

Vincenzo ayuda a Lea en las tareas
Vincenzo ayuda a Lea en las tareas

Y
des­pués
de
los
pri­me­ros
dos
meses
de
llan­tos
para
venir,
para
tra­ba­jar,
de
buscar
cómo
esti­mu­larlo
para
que
haga
los
debe­res
(cuando
los
volun­ta­rios
no
podían
más
con
él,
me
lla­ma­ban
y
hacía­mos
un
juego: una carrera hasta el baño para lavarse la cara y volver y siem­pre ¡me ganaba!). Hoy Vin­cenzo no falta más a la escuela, es el pri­mero que espera cuando los vamos a buscar, hace rápido sus tareas aunque a veces por hacerlo apu­rado, tiene que hacerlo de nuevo! Está siem­pre dis­po­ni­ble para ayudar y más: es el amigo de todos los niños y el mimado de casi todos los volun­ta­rios."


Volver