• 16 de abril de 2013
es

Senegal: Kiriku, la gracia de los 20 años del Punto Corazón

Kiriku y la bruja, Senegal, marzo 2013

de Alejandra M., en misión en Senegal

En Marzo festejábamos 20 años de la presencia del Punto Corazón Santa Mónica, ¿cómo festejarlo?
Padre Thibault nos propuso hacer una obra de teatro con los niños que vienen regularmente a nuestra casa, para jugar, para rezar, para estudiar, para crecer en la fe y porque no representar lo que les apasiona, lo que los identifica, “Kirikou y la bruja”.
En dos horas de reunión, entre dudas y certezas elegimos los directores de la obra de teatro, la responsable de decoración y los responsables de disfraces y accesorios.
Elegimos los posibles actores, 27 niños entre 6 y 16 años. Y comenzamos el gran trabajo, los ensayos de lunes a jueves de 18:00 a 19:15 hs. y el fin de semana a partir de las 16:00 hs., cuando terminábamos el rosario.

Irina y padre Thibault se llevaron el trabajo más pesado, hacer repetir a cada niño el texto. Una cosa que tienen que saber es que en nuestro grupo de actores hay niños que no saben hablar muy bien francés, son de lengua Wolof, otros tienen dificultades con la lectura y otros son simplemente pequeños. Entonces todo se lo aprendieron con un único método: la escucha, la atención, la repetición. Una vez los textos impresos en la memoria, el siguiente paso era trabajar la actitud, apropiarse del personaje; fue difícil. Mientras tanto Consuelo pintaba los paisajes de fondo, cinco en total, en telas de 2 metros de alto por 5 de ancho. El primer paisaje que pintó fue el pueblo de Kirikou, viendo la belleza de su trabajo en dos días, los otros paisajes continuó pintándolos con un entusiasmo sin igual. Yo comencé a visitar los puestos de ventas de telas y los costureros, mi trabajo era imaginar y dibujar los trajes y ver si nuestros costureros de bubu podían lanzarse en nuestra aventura.

Durante dos meses escuché decir: “no puedo más, creo que voy a morir, estoy cansada”. “Que gracia enorme poder conocer a cada niño en un contexto diferente.” “Pude hacer un lindo encuentro con tal que me ayudó”. “Gracias por tus ideas». «Será que vamos a llegar”.
Dos meses de trabajo en donde cada uno se esforzaba y daba lo mejor. Dos meses en donde poco a poco el barrio entero comenzaba a hablar de “Kiriku y la bruja”, dos meses escuchando a otros niños en la puerta del Punto Corazón, repitiendo las palabras que nuestros actores repetían día y noche en sus casas, en la escuela, en sus sueños. Todo el barrio hablaba y cantaba “Kiriku”. ¡Cuánta expectativa!

Sábado 9 de Marzo: presentación de la obra de teatro en la residencia del embajador francés. El lugar es bellísimo, con vista al mar. Algunos padres de los actores nos acompañaron. Los invitados comenzaron a llegar, que abanico de colores; familias francesas con sus niños, políticos, militares, autoridades religiosas, sacerdotes, voluntarios. Padre Thierry de Roucy antes de que la obra comenzara hizo una oración con ellos y los bendijo. El espectáculo comenzó con unas palabras introductoras de padre Thibault, la obra de teatro comenzó y todos estaban maravillados del trabajo de los niños, nuestros niños. ¡Qué orgullo! Durante el coctel ofrecido por la embajada los actores se mezclaban con los invitados, un niño de una familia francesa había dibujado para Matías nuestro Kiriku, algunos se acercaban a Karaba, la bruja, interpretado por Mounas, para sacarse fotos. Olivier uno de los fetiches corría por la residencia con sus fans. Verdaderos artistas.

Al final hemos recibido algunas invitaciones para presentar la obra en colegios y centros culturales. No sabemos qué haremos con todas estas proposiciones, pero de una cosa estamos seguros “Kiriku” fue la gracia de los 20 años.


Volver