• 12 de diciembre de 2012
es

Senegal: Honoré, el jóven monaguillo

Dakar - Noviembre 2012

Con­suelo P., misio­nera argen­tina en Sene­gal nos com­parte en su última carta, el rostro de un amigo:

"Hay muchas his­to­rias de vida increí­bles de nues­tros amigos. Como la de Honoré, por ejem­plo, él ya es un chico de 18 años, dis­ca­pa­ci­tado motriz y mental, nació con pará­li­sis en las pier­nas y hace ya muchos años que es amigo de Puntos Cora­zón. Cuando era más pequeño cami­naba sobre sus rodi­llas y con las palmas de las manos y des­pués de unos años sus amigos con­si­guie­ron un centro de reha­bi­li­ta­ción para que aprenda a cami­nar, y des­pués de un tiempo apren­dió a cami­nar con mule­tas.
Cada día viene a la casa para asis­tir a misa, comulga todos los días y a veces nos ayuda a coci­nar. Está siem­pre alegre, su risa es per­fecta, reza el rosa­rio y se sabe las ora­cio­nes de memo­ria, a veces se equi­voca pero pone todo su empeño en decir­las bien.

Hace ya varios días uno de los niños hizo de mona­gui­llo en la misa y a partir de ahí lo hace casi todas las misas, es tierno porque es pequeño y le pone tanta serie­dad y lo hace con tanta res­pon­sa­bi­li­dad. Enton­ces ahora todos los niños quie­ren ser mona­gui­llos tam­bién, pero ayer Honoré pre­guntó si podía ser mona­gui­llo y el Sacer­dote le dijo que sí. ¡Ay, no se ima­gi­nan su ale­gría cuando se puso la túnica blanca con el cordón, cuando entró a misa con sus mule­tas ade­lante del sacer­dote, lleno de ale­gría, con una son­risa de oreja a oreja. ¡¡Qué ale­gría Señor!!

La vida con seme­jan­tes amigos es her­mosa, cada niño, cada joven, cada adulto tiene una his­to­ria, una vida llena de prue­bas que pasa­ron, de dolo­res tan gran­des, de sufri­mien­tos, de futu­ros trun­ca­dos, pero nunca pier­den su son­risa, tan grande como la luna, tan her­mosa como la Virgen María..."

Consuelo P.

Volver