• 6 de mayo de 2014
es

Semana de testimonios en Santa Fe

De Agus­tina, ex misio­nera en la Fazenda do Natal (Brasil):

“El hombre lleva en sí mismo una sed de infi­nito, una nos­tal­gia de eter­ni­dad, una bús­queda de belleza, un deseo de amor, una nece­si­dad de luz y de
verdad, que lo impul­san hacia el Abso­luto; el hombre lleva en sí mismo el deseo de Dios.”

Bene­dicto XVI

Del 24 al 27 de Abril tuvi­mos la her­mosa gracia de com­par­tir una misión de difu­sión en nues­tra ciudad de Santa Fe. Agra­de­ci­dos de esta opor­tu­ni­dad de reen­con­trar­nos muchos ex amigos de los niños y per­so­nas alle­ga­das a la Obra y así traer a la memo­ria expe­rien­cias com­par­ti­das. Reci­bi­mos a P. Eduardo y Hna Leti­cia que nos acom­pa­ña­ron para salir al encuen­tro de los jóve­nes y lle­var­les a su rea­li­dad nues­tras viven­cias como misio­ne­ros de la Obra. Fuimos al encuen­tro en diver­sos luga­res entre otros la Uni­ver­si­dad Cató­lica, escue­las de la zona y de ciu­da­des cer­ca­nas y grupos misio­ne­ros de diver­sas parro­quias.

Tuvi­mos la oca­sión de ser tes­ti­gos del deseo de bús­queda de muchos jóve­nes que se acer­ca­ron por curio­si­dad con muchas pre­gun­tas, movi­li­za­dos luego de oír nues­tros tes­ti­mo­nios sim­ples. Fue muy moti­va­dor y posi­tivo ver sus ros­tros car­ga­dos de espe­ranza y asom­bro. Creo que fue una opor­tu­ni­dad de des­per­tar y gestar el deseo de una expe­rien­cia de amor en nues­tra socie­dad a veces esta dis­traída o empa­ñada y que no nos per­mi­ten de ver lo esen­cial.

Con­fia­mos y deja­mos en manos de Dios las futu­ras voca­cio­nes y deja­mos esa puer­tita abierta a todos los jóve­nes dis­pues­tos a dar.


Volver