• 6 de julio de 2016
es

Seguir al cordero vencedor

Apocalipsis de San Juan, Bamberg

Muchas veces olvidamos que nuestra vida cristiana nos coloca en el corazón de un combate que se libra a la vez en nosotros y en el mundo. Pero no estamos solos en esta lucha, el Cordero ha vencido las tinieblas y es necesario no olvidarnos de esto.

El comentario sencillo y luminoso del Apocalipsis del Cardenal Hans Urs von Balthasar nos guía en los senderos de este libro fascinante, pero sin embargo incomprendido. Con sus dragones, sus ángeles, sus calamidades y sus copas, sus sellos misteriosos y sus caballeros, nos podríamos imaginar perdidos en medio de una página de Harry Potter o del Señor de los Anillos. Este lenguaje, este estilo teatral, esta proliferación de símbolos y de visiones nos sobrepasan, pero son un signo que el Amor de Dios siempre nos sobrepasa.

El Apocalipsis no es un apéndice fantástico de la Biblia, ni un cuento esotérico. Este libro contiene el sentido de la historia del mundo y el conjunto de la creación, que sólo el Cordero vencedor puede interpretar, y que nos es transmitido a nosotros, creyentes, para llamarnos a la constancia, fortalecernos en la fe y educarnos a la interioridad.

El autor del comentario nos recuerda que el testigo, el mártir, en el Apocalipsis no designa solamente a aquel que ha derramado su sangre por Cristo, sino también a todos aquellos que colocan seriamente su existencia al servicio del Cordero: “Hay martirios más largos y más profundos que el martirio de sangre, en sentido estricto”.
No tengamos miedo, la constancia que el Apocalipsis reclama nos es dada por el Cordero, y seria ilusionarnos pensar que la indiferencia o la neutralidad nos protegerían. La cita final del comentario nos lo repite: “En el mundo tendréis tribulación. Pero ¡ánimo!: yo he vencido al mundo.” (Jn 16,33)

Hna Inés

Este libro fue editado en español por las Ediciones San Juan:
http://www.edicionessanjuan.es/pages/sobre-ediciones-san-juan


Volver