• 6 de julio de 2016
es

Seguir al cordero vencedor

Apocalipsis de San Juan, Bamberg

Muchas veces olvi­da­mos que nues­tra vida cris­tiana nos coloca en el cora­zón de un com­bate que se libra a la vez en noso­tros y en el mundo. Pero no esta­mos solos en esta lucha, el Cor­dero ha ven­cido las tinie­blas y es nece­sa­rio no olvi­dar­nos de esto.

El comen­ta­rio sen­ci­llo y lumi­noso del Apo­ca­lip­sis del Car­de­nal Hans Urs von Balth­a­sar nos guía en los sen­de­ros de este libro fas­ci­nante, pero sin embargo incom­pren­dido. Con sus dra­go­nes, sus ánge­les, sus cala­mi­da­des y sus copas, sus sellos mis­te­rio­sos y sus caba­lle­ros, nos podría­mos ima­gi­nar per­di­dos en medio de una página de Harry Potter o del Señor de los Ani­llos. Este len­guaje, este estilo tea­tral, esta pro­li­fe­ra­ción de sím­bo­los y de visio­nes nos sobre­pa­san, pero son un signo que el Amor de Dios siem­pre nos sobre­pasa.

El Apo­ca­lip­sis no es un apén­dice fan­tás­tico de la Biblia, ni un cuento eso­té­rico. Este libro con­tiene el sen­tido de la his­to­ria del mundo y el con­junto de la crea­ción, que sólo el Cor­dero ven­ce­dor puede inter­pre­tar, y que nos es trans­mi­tido a noso­tros, cre­yen­tes, para lla­mar­nos a la cons­tan­cia, for­ta­le­cer­nos en la fe y edu­car­nos a la inte­rio­ri­dad.

El autor del comen­ta­rio nos recuerda que el tes­tigo, el mártir, en el Apo­ca­lip­sis no designa sola­mente a aquel que ha derra­mado su sangre por Cristo, sino tam­bién a todos aque­llos que colo­can seria­mente su exis­ten­cia al ser­vi­cio del Cor­dero: “Hay mar­ti­rios más largos y más pro­fun­dos que el mar­ti­rio de sangre, en sen­tido estricto”.
No ten­ga­mos miedo, la cons­tan­cia que el Apo­ca­lip­sis reclama nos es dada por el Cor­dero, y seria ilu­sio­nar­nos pensar que la indi­fe­ren­cia o la neu­tra­li­dad nos pro­te­ge­rían. La cita final del comen­ta­rio nos lo repite: “En el mundo ten­dréis tri­bu­la­ción. Pero ¡ánimo!: yo he ven­cido al mundo.” (Jn 16,33)

Hna Inés

Este libro fue edi­tado en espa­ñol por las Edi­cio­nes San Juan:
http://www.edi­cio­nes­san­juan.es/pages/sobre-edi­cio­nes-san-juan


Volver