• 30 de septiembre de 2016
es

Rosario, de Nogoyá a Tegucigalpa (Honduras)

¡Hola! Mi nombre es Rosa­rio, me dicen Charo, soy de Nogoyá (Entre Ríos), tengo 23 años y estoy ter­mi­nando mis estu­dios de Licen­cia­tura en psi­co­pe­da­go­gía.

Gra­cias a Dios nací y me crié en una fami­lia muy cer­cana a la Igle­sia.

Desde que era muy chica siem­pre soñaba con ser misio­nera, ir a algún lugar lejano a ayudar, con­so­lar al que sufre. Pero siem­pre fue eso, un sueño, el cual me pare­cía muy lejano y una locura.

Conocí “Pun­tos Cora­zón”, hace alre­de­dor de diez años, gra­cias al Padre Arnaud de Malar­tic. Desde ese momento empecé a plan­te­arme de qué manera yo podía dar a los demás un poco de toda la gracia que Dios había derra­mado en mi vida.

Como Dios res­ponde con per­so­nas, me pre­sentó a una que me hizo ver que esta locura era real­mente un lla­mado de Dios, un regalo que Él tiene pre­pa­rado para mí desde mucho tiempo.

Así fue que des­pués de mucha ora­ción, dis­cer­ni­miento y acom­pa­ña­miento espi­ri­tual, fui dejando los miedos y las inse­gu­ri­da­des de lado para decirle “Sí” a esta expe­rien­cia de amor y com­pa­sión que Dios me pro­pone.

Me siento real­mente feliz por este lla­mado y muy amada por Dios. Así es que me estoy pre­pa­rando para salir por 12 meses en febrero del año 2017 al Punto Cora­zón “Santa María Goretti”, de Tegu­ci­galpa, Hon­du­ras.

“Los deseos del cora­zón son pre­sa­gios de Dios al alma, Dios te hará desear lo que Él te quiere rega­lar”


Volver