• 8 de junio de 2012
es

Retiro «vivir el regreso»: Reco­brar el sen­tido de la gra­tui­dad

Edgardo y Eglae durante el encuentro- Mayo 2012

Del 25 al 27 de mayo se llevó a cabo el segundo retiro del año con los misioneros argentinos que volvieron de misión en estos últimos meses. Eglae, ex voluntaria en Honduras, nos cuenta:

Después de esta experiencia, de entrega constante, de un verdadero Sí, que fueron los casi 18 meses de misión en Honduras, estoy profundamente convencida que esa misión fue la antesala de la Gran misión de la vida, del continuar en el ser verdaderos amigos de Cristo.

“Vivir el Regreso” así nos escribió hermana Mariana invitándonos y pensé en varios momentos: “si yo ya regresé hace siete meses”. Y en estos meses cuántas veces le pregunté a mi Amigo “¿y ahora?, ¿ya tengo esa mirada que refleja ese misterio de Dios?” ¿Vieron cuando un ex amigo de los niños habla de algún rostro de su misión, se lo ve y se lo siente colmado? Y decirme: “bien ¿cómo hago para tener esa mirada acá en mi cotidianeidad?”

Y que bueno fue este encuentro para vernos todos, compartir gestos de gratuidad con otros ex misioneros que habían regresado y con esta gran familia que es Puntos Corazón. Algunos no nos conocíamos, pero la cercanía que experimento con los que formamos parte de esto es algo que me sorprende siempre.
Con Jorge, Guillermina, Edgardo y Gaby, compartimos estos tres días, este reencuentro, con rostros de la Obra, con el carisma. Y en las charlas que compartimos, encontré mis propios miedos en otros, y pude sorprenderme de volver a experimentar esto que en mi misión estuvo tan latente: el de estar atenta a mi llamado, el de vivir continuamente en tensión a Jesús, por medio del otro, que solos no podemos, que para salvarme necesito del Otro.
Edgardo, Eglae, Guillermina, Gabriela y Jorge
Recobrar el sentido de la gratuidad de la vida y reflexionar constantemente en que fuimos creados por amor y para dar amor, en estos días de retiro, me ayudaron a volver a preguntarme el porqué de mi sí, y como sigo en esta hermosa misión de la vida con mis virtudes y mis pobrezas, con mi corazón anhelante a vivir este carisma, el de María al pie de la Cruz , con ellos, los que el Hijo me regala día a día… GRACIAS.
¡Ven Señor!

Eglae G.

«No os alegréis sólo de lo que ha pasado, alegraos de que esto es sólo el comienzo de lo que os tengo preparado; y lo más importante es que os he elegido, os he llamado amigos, que sois mis amigos. Porque si todo lo que contamos, todo lo que vemos, toda la novedad que sorprendemos, no es para crecer en la amistad con Cristo, no nos sirve para levantarnos mañana por la mañana.» P. Julián Carrón


Volver