• 7 de abril de 2016
es

Primera carta de Cecilia desde Brasil

Extracto de la carta de Ceci­lia en misión en la Fazenda do Natal en Brasil:

La Fazenda es un lugar espe­cial, como me dijo una amiga antes de venir: “...vi fotos del lugar y ya te veo ahí, ese lugar es para vos...”, real­mente es un lugar de mucha paz, tiene muchos árbo­les, ani­ma­les, un lugar donde uno puede encon­trar a Dios en cada ins­tante.
Nos des­per­ta­mos con el canto de los dis­tin­tos pája­ros, los gallos que anun­cian el ama­ne­cer y nos vamos a dormir con la luna y el cielo como un manto de estre­llas bri­llan­tes, que ilu­mi­nan el camino para llegar a nues­tras casas.

Una edu­ca­dora en su silen­cio

<span class="caps">JPEG</span> - 165 KB En esta pri­mera carta quiero pre­sen­tar­les a Anita, amiga en la Fazenda desde hace ya 20 años, vive aquí, es parte de la gran fami­lia. Es una mujer que me ins­pira tran­qui­li­dad, sole­dad y sen­ci­llez. Todas las maña­nas nos anun­cia el comienzo del día con cam­pa­na­das, y lo mismo hace para cada momento de ora­ción en el día. Cuida de la Igle­sia, ella la man­tiene limpia, y cierra las puer­tas al cul­mi­nar el día, siem­pre se la ve cami­nando alre­de­dor de la misma como un pastor cui­dando de su morada.
Su rosa­rio color rosa la acom­paña siem­pre, su mirada a lo lejos y su andar lento la carac­te­ri­zan en su sere­ni­dad cons­tante.

Es una edu­ca­dora en su silen­cio, que acom­paña y que refleja pacien­cia en el tiempo, en lo coti­diano, en la vida misma que Dios nos invita a vivir en nues­tra misión.

Dice Santa Teresa del Niño Jesús: “¡Qué grande es el poder de la ora­ción! Se diría que es una reina que tiene en todo momento libre acceso ante el rey y puede obte­ner de él todo lo que pide.”


Volver