• 10 de marzo de 2016
es

Peregrinación de la misericordia – Villa Jardín (Bs As)

Santuario de Pompeya, Buenos Aires, marzo 2016

En febrero último me tocó acom­pa­ñar el grupo de ora­ción de las madres, amigas del Punto Cora­zón de Villa Jardin. Ellas se reúnen cada mes para rezar por sus hijos, es un momento pri­vi­le­giado para entre­gar sus hijos a Dios y reno­var su voca­ción de madre y de esposa. Algu­nas de ellas han sufrido la pér­dida de sus hijos de manera vio­lenta.

Ese día yo les conté que éste era el año de la mise­ri­cor­dia y que podían pedir la indul­gen­cia por el alma de sus hijos. Nin­guna de las madres allí pre­sen­tes habían escu­chado hablar de esto. Les expli­qué lo que era esta gracia enorme de la indul­gen­cia, y fue increí­ble leer en sus ros­tros la sor­presa y la ale­gría. ¡Pa­re­cía que el cielo había bajado hasta ellas! Que­da­ron todas muy moti­va­das para ir cami­nando en pere­gri­na­ción hasta la puerta santa del san­tua­rio de Pom­peya y deci­di­mos ir el mes siguiente. Mien­tras tanto cada semana íbamos pre­pa­rán­do­nos con un evan­ge­lio y un extracto de la Bula del Papa Fran­cisco.

El sábado 5 de marzo, nos encon­tra­mos todas en el Punto Cora­zón y junto con las volun­ta­rias de Puntos Cora­zón fuimos cami­nando hasta Pom­peya. P. Eduardo (fra­ter­ni­dad sacer­do­tal de Puntos Cora­zón) nos acom­pañó tam­bién. Pasa­mos la puerta santa pidiendo a Dios que nos ayude tam­bién a abrir la puerta de nues­tro cora­zón y con­fia­mos a los difun­tos enco­men­da­dos. Reza­mos el Credo, la ora­ción por el jubi­leo de la mise­ri­cor­dia y por las inten­cio­nes del Papa. Luego, P. Eduardo y dos sacer­do­tes del san­tua­rio con­fe­sa­ron a las que podían hacerlo y par­ti­ci­pa­mos de la misa.

Fue un ver­da­dero tiempo de gracia para cada una de noso­tras: el regalo del perdón de Dios pero tam­bién el regalo de la amis­tad con estas madres que reno­va­ron nues­tra fe, y el regalo de ser ins­tru­mento de Dios y de la Igle­sia para ellas.

Hna Maylis

Ver las fotos:


Volver