• 1ro de octubre de 2011
es

Nuestras peregrinaciones marianas...

Peregrinación en Salvador, Brasil © Lunel, 2011

Con motivo de nuestra fiesta patronal, Nuestra Señora de la Compasión, numerosas peregrinaciones se organizaron en los diferentes países en que estamos presentes. Les compartimos algunos testimonios de lo vivido :

Hacia la Basílica de Guadalupe, en Santa Fe

"A las 9:30 hs. nuestro grupo atravesaba el célebre puente colgante de Santa Fe rezando. A la cabeza se encontraba Sebastián, un joven no vidente fiel a la misa cotidiana en nuestra casa de Paraná: ¡no era un ciego conduciendo a otros ciegos a un pozo, sino más bien un peregrino caminando con sus hermanos hacia la Luz!
Nuestro grupo estaba compuesto por amigos de Paraná, Santa Fe y Córdoba. La meta de nuestra peregrinación: la basílica Nuestra Señora de Guadalupe, a la cual llegamos después de dos horas de marcha, al ritmo del rosario y las meditaciones del cardenal Karlic.
A la llegada, Judith nos presentó la profunda relación que unía a San Maximiliano Kolbe con la Inmaculada: esta charla fue la última preparación de Rosita, una joven mamá del barrio donde estaba el Punto Corazón de Santa Fe, antes de pronunciar sus primeros compromisos en la Fraternidad San Maximiliano Kolbe durante la Eucaristía que marcó la cumbre de nuestra jornada." (Felipe L.P.)

En Salvador da Bahia...

"Habíamos escogido para nuestra peregrinación caminar en medio de la ciudad, desde una parroquia en el barrio de Pituba en Salvador hasta el santuario del movimiento de Schoenstatt. El comienzo de nuestra caminata fue al borde del mar, bajo la lluvia, tuvimos que avanzar luchando contra el viento y la arena, pero continuamos rezando, cantando y nuestros niños iban primero.
La imagen de la Virgen hecha por P. Paul fue cargada sucesivamente por unos y otros. La gente en la calle se asociaba naturalmente, algunos hacían el signo de la cruz, otros cantaban con nosotros o decían un Ave María.
P. Guillaume hizo una conferencia sobre la Compasión de María y luego tuvimos la misa en que nuestro grupo de unas ochenta personas se mezcló con otros que venían a rezar al santuario.
Fue una bella verdadera de fe, un verdadero gesto de amor por María y también la ocasión de decir con toda nuestra vida nuestra pertenencia." (Leticia B.)

En marcha hacia Lujan...

"Este año decidimos ir de nuevo al encuentro de nuestra Madre argentina en Luján. Pero las numerosas previsiones de lluvia nos hicieron cambiar un poco los planes por lo cual decidimos acercarnos más en tren y hacer los últimos seis kilómetros a pie. Después de una pequeña introducción sobre el sentido de la peregrinación, emprendimos la ruta cantando y rezando, alternando momentos de silencio, de oración y compartir.
La sorpresa es que no hubo una sola gota de lluvia durante toda la tarde, ni siquiera una nube... ¡La Virgen nos había dado cita y nos acompañó a lo largo del camino, desafiando todo pronóstico!
El sol resalta el color rosado de la piedras de la basílica que descubrimos bajo el cielo azul.... ¡Llegamos! Sergio, un amigo del barrio del Punto Corazón, hace los últimos metros de rodillas. Su rostro elevado al cielo resplandece de una alegría profunda, alegría de encontrar a la Madre y de vivir este momento juntos. Ríe a no más poder, él que a menudo está tan triste.
Unidos a toda nuestra familia a través del mundo participamos a la misa y luego nos arrodillamos a los pies de la Virgencita para darle gracias por nuestra bella familia y confiarla a sus manos, recitando el acto de consagración.
Ya es tiempo de pensar al regreso y como decía Sergio: “La verdad, la pasamos muy lindo, ¿no?”." (Aurelie B.)


Santa Fe compromiso de Rosita - Santa Fe Salvador, Brasil Salvador, Brasil Luján Luján
Volver