• 11 de enero de 2013
es

Nápoles: «Luigi se prepara a la primera comunión»

Luigi-Nápoles, 2012

de Mau­ri­cio M., per­ma­nente en Italia

Suena el timbre de casa y es Maria que llega con Luigi.
Nues­tro Luigi cum­plió hace poco sus ocho años y desde su naci­miento sufre de una dis­ca­pa­ci­dad que no le per­mite moverse libre­mente, pero que no le quitó ni un gramo a los kilos de ganas que tiene de vivir e ir al encuen­tro de las cosas que la vida le tiene reser­vada.

Desde hace algu­nos meses se pre­para a la pri­mera comu­nión. Como su papá está en la cárcel, espe­ra­mos el fin de su con­dena para que pueda reci­bir este sacra­mento. Este acon­te­ci­miento no es espe­rado sólo por noso­tros, sino por todos aque­llos que par­ti­ci­pan a la misa de las 11:00 hs. en la parro­quia Nues­tra Señora del Rosa­rio.

Llega en su silla de ruedas y Maria se coloca con él en la pri­mera columna late­ral de la Igle­sia, cerca del altar, así puede ver todo, puede par­ti­ci­par a cada gesto del Mis­te­rio que espe­ra­mos pueda reci­bir pronto.
Pero, si las pri­me­ras veces algu­nas per­so­nas y en espe­cial los más jóve­nes mira­ban un poco con apren­sión, de a poco con la son­risa de Luigi las cosas se fueron sim­pli­fi­cando, y hoy está en el centro del grupo de los chicos más “te­rri­bles”, que no pueden dejar pasar el comienzo de la Misa sin salu­darlo.


Volver