• 17 de diciembre de 2010
es

ADVIENTO Y NAVIDAD

El domingo 12, tuvimos nuestra celebración de fin de año, en el Santuario de La Loma, Paraná. El calor del encuentro superó el frío del día, un poco desubicado en este inicio de verano. Lo que sí, fue muy ubicado, fue la presencia entre nosotros de nuevos rostros: el de Lucia, hija de Judith y Tito, con sus dos meses, y el de Maite, hija de Araceli y Sergio, nacida el 29 de noviembre.

Estas nuevas vidas que apenas inician su peregrinación, sacuden nuestro letargo provocando en nosotros un asombro saludable, el deseo apremiante de una vida que sea más vida. En este tiempo de Adviento, ¿qué mejor preparación pudiéramos tener a la Navidad? Si Dios viene a nosotros con este rostro de un recién nacido, ¿no sería para indicarnos que su Reino es el de los pequeños como Él, con Él y en Él? ¡Que esta Navidad sea para cada uno el tiempo del asombro esperanzador, y que el año nuevo que ya llega firme en nosotros la resolución de trabajar en nuestra pequeñez, de aceptar todo lo que la Providencia nos proporcionará para eso!


Volver