• 14 de noviembre de 2012
es

Mucho más que un evento a beneficio...

Martin, Alexiana, Valentina, Agustina y Mariana durante el bingo - Noviembre 2012

El día sábado 3 de noviem­bre cinco futu­ros misio­ne­ros de Puntos Cora­zón (Agus­tina, Valen­tina, Ale­xiana, Martín y Mariana) rea­li­za­mos un chopp Bingo, en la ciudad de Santa Fe, a bene­fi­cio de nues­tra futura misión.

Hubo mucha ansie­dad, ner­vios, orga­ni­za­ción y expec­ta­ti­vas. Fue real­mente una labor que demandó mucho esfuerzo y tiempo de nues­tra parte. Pero en todo momento Dios estuvo pre­sente, ten­dién­do­nos una mano. Nos ayudó por medio de per­so­nas que estu­vie­ron desde el primer segundo orga­ni­zando, de cosas que de golpe se nos hacían mas fácil como las dona­cio­nes, los costos bajos o la venta de entra­das, hasta con el mismo clima, que era for­mi­da­ble para hacer tal acti­vi­dad.
Sumado a todo esto, el evento nos sirvió para for­ta­le­cer la amis­tad entre noso­tros y afian­zar este vínculo de her­man­dad que como futu­ros misio­ne­ros vamos cons­tru­yendo en Cristo.

Pen­sando y rezando luego, a modo de balance, pode­mos ase­gu­rar que no estu­vi­mos solos. Muchí­si­mas per­so­nas que no cono­cía­mos nos ten­die­ron sus manos, nos dieron de su tiempo, nos per­mi­tie­ron cono­cer­las de cerca.
Estos encuen­tros gra­tui­tos nos fueron con­fi­gu­rando más con Jesús y nos van haciendo gustar los dones del carisma de Puntos Cora­zón.

El chopp no fue sim­ple­mente una herra­mienta para poder juntar mayo­res recur­sos (aunque fue sus­tan­cial lo recau­dado). Sino que fue tam­bién impor­tante para rea­fir­mar el SI que veni­mos dando, y para ir dán­do­nos desde ahora mismo, por esos peque­ños y peque­ñas, por esos amigos que en el barrio serán nues­tros guías.

Agra­de­ce­mos a todos y cada uno, a Dios y a la Virgen María, ya que sin ellos nada sería posi­ble ni pro­ba­ble. Muchos salu­dos en Cristo y por María.... ¡¡y gra­cias a todos!!

Mariana


«La acti­vi­dad humana se hace santa mien­tras está unida al querer divino.» San Alberto Hur­tado


Volver