• 2 de agosto de 2012
es

Martha - Deva, Rumania

UNA PRE­SEN­CIA QUE NOS HACE RECO­NO­CER LA PRE­SEN­CIA - Carta a los padri­nos, febrero 2011

"Mien­tras pre­para el café para ser­vir­nos, ella nos com­parte todo el dolor que lleva desde hace unos años, el hecho de haber dado todo para que sus hijos cre­cie­ran bien y ahora los ve tan vio­len­tos con ella, tan indi­fe­ren­tes que ella no puede ver el sen­tido de porqué con­ti­nuar viviendo.
¿Por quién yo di mi vida? Yo tenía la opción de dejar a mis hijos en un orfa­nato y reha­cer mi vida, pero no, yo elegí vivir por cada uno de ellos.
Ella nos confía que esta tarde tuvo la idea de tirarse bajo un tren, con lágri­mas en los ojos ella confía todo lo que es absurdo a sus ojos. Alex con­ti­nua dur­miendo, mien­tras su mamá se libra de aque­llo que tanto dolor le causa.
Ella mirán­do­nos, se pre­gunta por qué noso­tras vamos a visi­tarla y comienza a decir todo los que nues­tra pre­sen­cia le aporta: uste­des me ven dife­rente, uste­des saben encon­trar lo bueno que hay en cada hombre, cada vez que uste­des llegan aquí es como si el sol saliera, sus pre­sen­cias son como un per­fume de Lis, hay una pureza en sus mira­das, con uste­des, tam­bién yo, veo lo bueno del cora­zón del hombre."


Volver