• 11 de diciembre de 2013
es

Maria Gabriela L., Brasil - 2014

Soy Gabi de Paraná, Entre Ríos, pero actual­mente vivo en Cór­doba. Soy comu­ni­ca­dora social y qui­siera ser comu­ni­ca­dora cató­lica, comu­ni­car la Buena Noti­cia, a Jesús y el amor que Dios tiene por todos noso­tros, sus hijos. Intento a amar a Dios sobre todas las cosas y amo a la Igle­sia como mi fami­lia.
Tengo la gracia de haber nacido en un hogar cris­tiano y cató­lico y de haber tenido el mejor ejem­plo de fe de mis padres y abue­los, por lo que me sé pro­fun­da­mente pri­vi­le­giada.

Desde los 20 años, Dios fue sem­brando en mí el anhelo de ser­virlo entre los más pobres y mar­gi­na­dos en esta expe­rien­cia, pero por dife­ren­tes cir­cuns­tan­cias de la vida, no salí de misión.
En todos estos años, he tenido muchos amigos que han sido y son misio­ne­ros de Puntos Cora­zón; he par­ti­ci­pado de encuen­tros, reti­ros, char­las, viajes, cele­bra­cio­nes y even­tos de todo tipo con esta fami­lia espi­ri­tual.
Hoy, a los 34 años, decidí (o, mejor aún, Él deci­dió) que ya era tiempo de con­cre­tar este anhelo y brin­darle por com­pleto aunque sea dos meses de mi vida, en la Fazenda do Natal (Brasil).

Dos meses no son mucho, sé que se pasa­rán rápido y que no tendré ganas de volver. Pero me dis­pongo a vivir­los inten­sa­mente, me ofrezco por entero para que Dios haga con­migo y a través mío lo que Él más quiera. Espero poder ser­virlo en mis her­ma­nos y apren­der a amar de verdad, sin reta­ceos, sin cálcu­los, sin inte­re­ses per­so­na­les...
Confío ple­na­mente que María, Nues­tra Señora de la Con­so­la­ción, a quien me con­sa­gro espe­cial­mente en esta misión, será la Madre amo­rosa que siem­pre está con­migo y con todos, y que Ella me lle­vará de la mano y me ense­ñará a ser un cora­zón fra­terno, materno y paterno para todos esos niños, jóve­nes y adul­tos que encon­traré en la Fazenda do Natal y en cada lugar que visite en los dos meses que viviré allá.


Volver