• 17 de febrero de 2017
es

Lucia de Gálvez a la Fazenda do Natal (Brasil)

Soy Lucia Quiroga, de Gálvez – Santa Fe. Tengo 23 años y soy profesora de educación física.
En mi parroquia pertenezco a un grupo de jóvenes llamado “GALILEA” y en Santa Fe a otra comunidad de servicio llamada “Mochileros de Cristo”. Para mí, dos grandes regalos de Dios.
Conocí Puntos Corazón en el primer retiro espiritual que hice en mi ciudad, por medio de un chico que estaba pronto a salir de misión. Su testimonio me impactó, pero en verdad ¡era una locura! Eso no podía ser para mí.
Mi relación con el Señor se iba afianzando a medida que pasaba el tiempo. De una forma u otra me mantenía cerca de Él y gracias a mis amadas comunidades crecía en Fe y en Verdad.
Ya terminando el profesorado, Jesús me decía una y otra vez que el amor muchas veces venia de la mano de la entrega y el dolor (como repetía la Madre Teresa: “Amar hasta que duela”). Al principio no entendía bien esto del amor y el dolor, pero al ver un día a María al pie de la Cruz con sus ojos clavados en los ojos sufrientes de su hijo, pude entender que amar es estar presente; justo ahí donde no quisiéramos estar: donde hay tensión, donde hay desánimo, en fin...donde hay muerte.
Querer conocer más a Dios me lleva a empezar la formación con Puntos Corazón. Y luego de algunos meses de discernimiento, oración y formación, María me dicta una respuesta: Sí.

En Mayo parto a Brasil por 14 meses buscando encontrar los ojos de Cristo en los rostros de los más pequeños y desfavorecidos de la Fazenda do Natal.


Volver