• 2 de enero de 2012
es

Lorena F., Perú, 2010/11

Lorena F., Ensenada, Noviembre 2011

Lorena, de San Justo (Santa Fe) estuvo en misión en el Punto Cora­zón San Martín de Porres de la Ense­nada en Perú de abril de 2010 a diciem­bre de 2011.

Nos cuenta su expe­rien­cia en su carta de noviem­bre de 2011

"Ante esto Lidia mira a sus hijos, me mira a mí y a Flo y sigue hablando y con­tando su situa­ción con tris­teza, con dolor, pero que sabe que más allá que quiere que sea otra no puede.
Al ter­mi­nar de escu­charla sólo pude decirle: “Lidia es pro­ba­ble que ahora una solu­ción a todo esto no encon­tre­mos pues son las once y media de la noche, no hay ningún lugar de asis­ten­cia social que conoz­ca­mos abierto y más aún sabiendo que es día domingo, sólo puedo suge­rirle que espere hasta mañana a que vaya­mos con la asis­tente social de la parro­quia para que veamos qué se puede hacer.”
Pero al ter­mi­nar de hablar Lidia me dice: “yo vine aquí para con­tar­les lo que estoy viviendo. Lo que me duele y me preo­cupa ahora, pero no vine tanto a buscar una solu­ción, sólo vine a que alguien me escu­che porque no tengo una per­sona que se siente y me escu­che mien­tras hablo de todo esto y sé que aquí eso lo puedo encon­trar.
Esa única frase movió todo mi pensar y volví a darme cuenta de a qué vini­mos, volví a la esen­cia del carisma de Puntos Cora­zón, me di cuenta de lo valioso que es ser pre­sen­cia para otras per­so­nas y que a través de ellas encuen­tro una ver­da­dera pre­sen­cia de Otro que me llena, me educa y me enseña día a día. Vivir estos momen­tos de gra­tui­dad me hace per­ci­bir que no nece­si­ta­mos nada más que eso para darnos cuenta de lo simple que sería nues­tra vida si la mirá­se­mos de la manera en que Lidia me lo aca­baba de mos­trar.”


Volver