• 8 de agosto de 2016
es

La Virgen Maria, modelo del voluntariado cristiano

Papa Francisco en Czestochowa, julio 2016

Extracto del encuen­tro con los volun­ta­rios y el Papa Fran­cisco en Cra­co­via durante las JMJ en Polo­nia:

Hoy la Virgen María ha venido a visi­tar­nos en la imagen mila­grosa de Kal­wa­ria Zebrzy­dowska, tan que­rida por san Juan Pablo II. En efecto, justo en el mis­te­rio evan­gé­lico de la Visi­ta­ción (cf. Lc 1,39-45) pode­mos encon­trar un ícono del volun­ta­riado cris­tiano. De él tomo tres acti­tu­des de María:

Pri­mero, la escu­cha. María se pone en camino a partir de una pala­bra del ángel: «Tu pariente Isabel ha con­ce­bido un hijo en su vejez» (Lc 1,36). María sabe escu­char a Dios: no se trata de un simple oír, sino de escu­cha, hecha de aten­ción, de aco­gida, de dis­po­ni­bi­li­dad.

La segunda acti­tud de María es la deci­sión. María escu­cha, refle­xiona, pero tam­bién sabe dar un paso ade­lante: decide. Así ha suce­dido en la deci­sión fun­da­men­tal de su vida: «He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu pala­bra» (Lc 1,38).

Y, por último, la acción. María se puso en camino «de prisa...» (Lc 1,39). A pesar de las difi­cul­ta­des y de las crí­ti­cas que pudo reci­bir, no se demora, no vacila, sino que va, y va «de prisa», porque en ella está la fuerza de la Pala­bra de Dios. Y su actuar está lleno de cari­dad, lleno de amor: esta es la marca de Dios.


Volver