• 12 de diciembre de 2012
es

¡La Fazenda do Natal festejó sus 20 años!

En 1992 llegaron los pioneros a una tierra todavía virgen dominada por la “Mata atlántica”, selva de la costa atlántica especialmente rica en variedades de árboles.

Poco a poco llegaron niños en situaciones difíciles, luego familias, jóvenes atraídos por la simplicidad de vida de ese lugar, y por su centro: la vida de intimidad con Dios. Diego y Aparecida, discapacitados y abandonados, encontraron también un lugar privilegiado.
Para los voluntarios llegados de diferentes países de América, de Europa, etc., como para los niños y las personas acogidas, la experiencia de la compasión del hermano o de la hermana – compasión de Dios –es tangible. Cada uno puede, a su ritmo, volver a descubrir su dignidad y su valor infinito.

Hoy esa pequeña aldea de Puntos Corazón se engrandeció y acoge unas cuarenta personas en ocho casas. La vida familiar propuesta allí permite, a los que no tienen la posibilidad de vivir en su propia familia, de nacer de nuevo y de poder, a su vez, acoger a numerosas personas en búsqueda de descanso, de amistad y de oración.

Las imágenes que podrán ver a continuación quieren ser un testimonio de esos rostros que han vivido en la Fazenda dejando lo mejor de sí y que, al mismo tiempo, han llevado consigo un tesoro que les permite seguir su vida con fuerza y esperanza.

Caroline M.

Volver