• 7 de abril de 2014
es

La Cuaresma es un don

Fazenda do Natal, enero 2014

La Cuaresma nos da nuevamente, nos devuelve lo esencial – este fundamento esencial de la vida. Esencial porque proviene de Dios, porque nos revela a Dios. Es el tiempo esencial, porque el tiempo es un gran, gran campo de pecado. ¿Qué tiempo? El de las prioridades. ¿Cuántas veces nuestras prioridades no son aquellas que deberían ser? Pero durante la Cuaresma, esperamos, escuchamos, cantamos,... Y así, veremos poco a poco que ese tiempo se quiebra, se dispersa; nos lleva, vacío de sentido, hasta la muerte y sólo hasta ella. Veremos que ese tiempo se vuelve espera, se vuelve precioso y que su objetivo es agradar a Dios. No queremos perder un solo minuto sino que aceptaremos de Dios su vida y se la devolveremos, acompañada de nuestra gratitud, de nuestra sabiduría, de nuestra alegría, de nuestro cumplimiento.

P. Alexandre Schmemann


Volver