• 1ro de julio de 2017
es

India: campamentos de verano

Extracto de la carta de Paula en misión en Chengalpet (India):

Mayo es el mes en el cual se registran las más altas temperaturas durante el año, por eso los niños no tienen clases y muchas actividades se suspenden durante este tiempo debido al calor. Pero para nosotros es la oportunidad de ofrecerles a nuestros niños algo diferente, unos días en el Jardín de la Misericordia, pensados especialmente para ellos. Así llegamos con el primer grupo de niños (entre 8 y 12 años), desde Kasimode y Chengalpet, con sus caritas llenas de ilusión y fuimos recibidos por la gente del Jardín con mucho amor. Los 3 días pasaron muy rápido, con distintos talleres y actividades, muchos juegos y también los servicios diarios: cortar las verduras, lavar los platos o limpiar el piso. Fue hermoso verlos reír y disfrutar, sin tener que preocuparse por nada, viviendo la infancia que se merecen, al menos por estos 3 días. Apenas regresamos, no tardaron en preguntar: ¿cuándo volvemos al Jardín? ¿Cuándo es el próximo campamento?

<span class="caps">JPEG</span> - 243.7 KB

Después fue el turno de los más grandes (de 13 a 16 años), pero ellos disfrutaron 6 días de campamento en el Jardín de la Misericordia. Al verlos con sus uniformes de scouts era imposible no emocionarse.

Además de los talleres artísticos, los juegos interminables bajo el sol, el esperado fogón (con las escenas de Mahabaratá, una historia épica de la India, interpretada por los chicos) y un montón de actividades recreativas, también disfrutamos de una salida a Mamallapuram (fuimos al parque y a la playa, ¡simplemente maravilloso!). Y durante la competencia de baile, con Juan, deleitamos a todos con una chacarera, la nueva atracción del Jardín. Ahora todos quieren bailar «the argentinian dance».

<span class="caps">JPEG</span> - 151.1 KB

Al despedirlos, después de compartir 6 días de diversión, rodeados de la gente del Jardín, que cocinó para nosotros y disfrutó a la par la alegría de los niños, ver las caras de felicidad de cada uno de ellos, niños y grandes, fue la mejor recompensa a todo el esfuerzo y el cansancio. Realmente valió la pena tanto trabajo.


Volver