• 7 de febrero de 2017
es

Incendios en Chile

Valparaíso, enero 2017

Extracto de la carta de Andrés en misión en el Punto Corazón de Chile:

Desde hace ya casi un mes Chile está sufriendo enormemente de los incendios que a lo largo de varias regiones están devorando bosques y pueblos enteros. Miles de casas se han quemado y ya son varios los que murieron combatiendo el fuego. Los bomberos incansablemente desde el 2 de enero no han parado de combatir el fuego en distintas zona y esto parece no terminar más, se tuvo que solicitar aviones a otros países para reforzar a los bomberos que no dan abasto.

Uno de estos tantos incendios llegó bastante cerca de nuestra casa, a un barrio al que pertenece a nuestra Parroquia, llamado Puertas Negras. Esta humilde población que vivía en una quebrada perdió absolutamente todo lo que tenían; así que decidimos sumarnos a la Parroquia y acompañar al grupo que ayuda a los damnificados acercándoles comida, ayudando a sacar escombros y a conversar un poco con ellos para acompañarlos en este momento tan difícil.

El primer día después de que cesó el fuego decidimos subir a la zona del incendio, salimos caminando hacia Puertas Negras.

Conocí a Evangelina. Ella es una madre de familia que perdió absolutamente todo, salvo dos muñecas que alcanzó recuperar para su hija. En su familia quedaron todos con la ropa puesta y a la deriva. Cuando me acerqué a llevarle comida comenzamos a hablar y con mucha esperanza nos contaba cómo planeaba seguir los días siguientes. Muy agradecida por nuestra ayuda rápidamente empezó a hablarnos desde lo más sincero de su corazón sobre lo que le tocaba vivir. Antes de despedirnos con mucha fe y como queriéndonos explicar por qué era que a ella le tocaba sufrir tanto, como queriéndole encontrar frutos a su sufrimiento nos decía: “Todo esto pasa por algo, y yo creo que quizás sea necesario que pasen cosas así para que el resto de la gente se dé cuenta de que el mundo, no solamente es SU MUNDO”. ¡Qué enorme su Fe! ¡Cuántas veces debería haber cargado mi cruz con esa Fe! ¿Será que tanto me falta crecer? ¡Realmente quiero tener una Fe como la suya!


Volver