• 10 de agosto de 2012
es

Hugo - Pignans, Francia

Eva, el precio de una vida - carta a los padrinos, abril 2010

"A fines de Octubre, con seis meses de embarazo, le diagnosticaron un cáncer. La situación era crítica: faltaba algunos días para que el bebé fuera viable y el tumor de Eva iba creciendo muy rápidamente. Ella no parecía preocupada por su enfermedad: “tengo 21 años y la vida me trajo puros quilombos. No importa si el cáncer me asusta, ¡es un problema más en la lista!” Estaba asustada por las consecuencias que podía tener su enfermedad para el bebé. Cuando el doctor le pidió empezar sin tardar el tratamiento de quimioterapia, Eva insis¬tió para postergarlo diez días para que su hijo fuera bastante fuerte para soportarlo.

Tres días después, el teléfono sonó y nos enteramos de la muerte de Eva durante el parto, el cáncer ya había tocado el corazón. La guagua, Abigaelle nació con buena salud. Encontramos a Morgane en el hospital, seguía embarazada. Se veía muy triste por la muerte de Eva pero su mirada estaba llena de paz cuando nos dijo:”Estaba a punto de abortar cuando me entere de la muerte de Eva, entonces, decidí conservar el bebé y llamarle Eva.”


Volver