• 29 de noviembre de 2014
es

Homilía de Mons. Rosa Chaves por los 20 años del Puntos Corazón de El Salvador

¿Se acuer­dan de los pri­me­ros misio­ne­ros que vinie­ron? Yo tam­bién me acuerdo: Liliana (que está aquí
hoy), Alyeta, Gui­ller­mina y Damián… Y en estos años ya han pasado cómo cien ¿por qué será? Ellos están
feli­ces y eso nos da mucha ale­gría.

El Papa Juan Pablo II nos pide “re­cor­dar con gra­ti­tud el pasado”, como uste­des yo tam­bién tengo recuer­dos
de esos momen­tos: lle­ga­ron al arzo­bis­pado y habla­ron con Mon­se­ñor Rivera Damas, le con­ta­ron lo que
que­rían hacer aquí y qué sig­ni­fi­caba esto de Puntos Cora­zón; des­pués pasa­ron a mi ofi­cina a contar la
misma his­to­ria… parece que nos con­ven­cie­ron y hoy están toda­vía aquí con ese estilo ori­gi­nal que tienen de
hacer pre­sente a Jesu­cristo. ¡Es bueno fes­te­jar los 20 años!

Nos pre­gun­ta­mos, ¿para qué sirven? Cree­mos que sólo se andan paseando, visi­tando gente, jugando con los niños ¡Eso parece bien fácil! ¿Pero qué pasa­ría si todos ellos se fueran mañana?

Esta­mos con­ten­tos de pensar cómo Dios ha sido bueno con esta
comu­ni­dad, de cómo ha traído gente a con­so­lar. Jesús dijo que a eso venía: a
dar buenas noti­cias a los pobres, a con­so­lar los cora­zo­nes afli­gi­dos, a dar vista a
los ciegos, liber­tad a los cau­ti­vos y a pro­cla­mar el año de gracia del Señor ¿Y no
es eso lo que hace esta gente de Puntos Cora­zón? Por eso sen­ti­mos que en ellos
y ellas se expe­ri­menta la pre­sen­cia de Dios.

La pri­mera lec­tura dice que Dios es un pastor que cuida a sus ovejas, que las
busca cuando se pier­den, las defiende, las cura. Jesús es un rey pastor, reina
siendo pastor, es decir reina sir­viendo. Su trono es una cruz y su corona es de
espi­nas. Aquí tam­bién se sufre mucho y hay cruces pesa­das, pero nues­tro pastor
esta aquí, por eso hoy damos gra­cias por la pre­sen­cia del Señor en esta Obra que
hoy cumple 20 años.

Homi­lía de Mons. Rosa Chaves, en la misa de acción de gra­cias
por los 20 años de Puntos Cora­zón. El Sal­va­dor– 23 de noviem­bre 2014


Volver