• 2 de enero de 2012
es

Guillermina R. - Brasil, 2011/2012

Guillermina con Jason y Lucimari, Salvador de Bahía, Noviembre de 2011

Estuvo en misión en el Punto Cora­zón Sagrada Fami­lia en Brasil de Abril de 2011 a Abril de 2012. Nos com­parte su expe­rien­cia en su carta de noviem­bre de 2011:}

"Jason, un niño de la vida porque prác­ti­ca­mente se crió en la calle. Con su corta vida él ya tiene que hacer cosas de gran­des, desde pagar las cuen­tas hasta llevar a sus her­ma­nas a la escuela.
Su madre, Rosana, no puede mover las pier­nas y tiene un pequeño retraso, por eso Jason cuida de ella junto con su padras­tro, que mucho no lo quiere. Y junto a una infan­cia total­mente que­brada en su casa esta­mos allí noso­tros… «Dios nunca deja a nadie solo por más que uno no se da cuenta».

Siem­pre que viene al Punto Cora­zón o cuando lo lle­va­mos a la Fazenda, la otra comu­ni­dad Puntos Cora­zón aquí en Brasil, el vuelve a ser niño, recu­pera esa niñez tan escon­dida a través de dibu­jos y juegos con otro niños de su edad, hasta más no poder. Hace un par de días lo lle­va­mos a la Fazenda, desde el día que le anun­cié que íbamos ya tenía toda la mochila arre­glada. Y cuando llegó bien tem­prano, mien­tras espe­rá­ba­mos el auto para ir, me dijo con esos ojos llenos de ale­gría que había com­prado una lin­terna para llevar.

Noso­tros no esta­mos aquí para cam­biar sus rea­li­da­des si no para vivirla junto con ellos, para que sepan que hay una Pre­sen­cia al lado de ellos y que, en este mundo tan indi­vi­dua­lista y egoísta, Dios siem­pre está y se mues­tra, porque noso­tros no hace­mos nada, somos y tra­ta­mos de ser un ins­tru­mento de Dios."


Volver