• 10 de febrero de 2015
es

Fortalezcan sus corazones

«Para superar la indi­fe­ren­cia y nues­tras pre­ten­sio­nes de omni­po­ten­cia, quiero pedir a todos que este tiempo de Cua­resma se viva como un camino de for­ma­ción del cora­zón, como dijo Bene­dicto XVI (Ct. enc. Deus cari­tas est, 31). Tener un cora­zón mise­ri­cor­dioso no sig­ni­fica tener un cora­zón débil. Quien desea ser mise­ri­cor­dioso nece­sita un cora­zón fuerte, firme, cerrado al ten­ta­dor, pero abierto a Dios. Un cora­zón que se deja impreg­nar por el Espí­ritu y guiar por los cami­nos del amor que nos llevan a los her­ma­nos y her­ma­nas. En defi­ni­tiva, un cora­zón pobre, que conoce sus pro­pias pobre­zas y lo da todo por el otro»

Men­saje de Cua­resma 2015, Papa Fran­cisco


Volver