• 18 de julio de 2013
es

Formación 2013: “Te seguiré adonde vayas”

Paula y Andrea, 30 de junio de 2013, Santa Fe

El primer fin de semana de for­ma­ción 2013 tuvo lugar a fines de junio en Santa Fe, donde entre risas y mates, nos reu­ni­mos jóve­nes de dis­tin­tos puntos del país para cono­cer más acerca de la pro­puesta de Puntos Cora­zón, su carisma y su misión. Allí nos pre­sen­ta­ron la vida de ora­ción, de comu­ni­dad y de com­pa­sión que marcan la dife­ren­cia entre una orga­ni­za­ción más que se dedica a la asis­ten­cia huma­ni­ta­ria, y un movi­miento cató­lico que busca vivir la com­pa­sión, a ejem­plo de María, que per­ma­nece de pie junto a la cruz.

A medida que iba cono­ciendo más la Obra, más me cau­ti­vaba. Es cierto que uno puede hacer muchas cosas para ayudar a los que nece­si­tan, pero sin el Amor de Dios, sin la ter­nura de María, se pierde el sen­tido, lo esen­cial, que no es hacer gran­des cosas, sino poner­nos de rodi­llas frente al San­tí­simo y pedirle que nos enseñe a amar. Es saber que Dios está ahí tan pre­sente como lo está en el pobre, el que está solo, aban­do­nado, pidiendo com­pa­ñía y con­suelo. Y el mis­te­rio del encuen­tro colma los cora­zo­nes y la vida se trans­forma. Esto me mos­tra­ron estas per­so­nas que deja­ron todo para amar sin con­di­cio­nes y yo tam­bién quiero apren­der a amar de esa manera, con un cora­zón abierto, como nos ense­ñan los peque­ños.

Toda­vía resue­nan en mí las pala­bras del Evan­ge­lio de ese domingo: “Te seguiré adonde vayas” (Lc. 9,57), parece grande el desa­fío, pero Él nos invita a seguirlo.

Paula L.

Volver