• 7 de agosto de 2015
es

Fiesta de San Maximiliano Kolbe

El P. Maxi­mi­li­ano Kolbe sale de la fila, para ser acep­tado como un can­di­dato al «búnker del hambre», en lugar de Fran­cis­zek Gajow­nic­zek: él tomó la deci­sión en la que mani­fiesta al mismo tiempo la madu­rez de su amor y la fuerza del Espí­ritu Santo, y rea­liza esta deci­sión evan­gé­lica hasta el final: dar la vida por un her­mano. Esto sucede en el campo de la muerte, en un lugar donde sufrie­ron la muerte más de cuatro millo­nes de per­so­nas de dife­ren­tes nacio­nes, len­guas, reli­gio­nes y razas. Maxi­mi­li­ano Kolbe tam­bién sufrió la muerte: al final, se le dio el golpe de gracia con una inyec­ción mortal. Sin embargo, en esta muerte se mani­festó al mismo tiempo la vic­to­ria espi­ri­tual sobre la muerte, seme­jante a la que tuvo lugar en el Cal­va­rio. Él «no sufrió» la muerte, sino que «dio la vida» por un her­mano. En esto con­siste la vic­to­ria moral sobre la muerte. «Dar la vida por un her­mano» quiere decir que se es, de alguna manera, minis­tro de la propia muerte.

Homilía de Juan Pablo II en Niepokalanów, Polonia, 18 de junio de 1983

Volver