• 9 de noviembre de 2015
es

El cielo goza, la tierra también

Honduras Compromisos 2015

Compromisos en la Fraternidad Maximiliano Kolbe en Honduras.

Cinco amigos del Punto Corazón de Tegucigalpa comprometerse con un estilo de vida dado por Dios, que los guía y comulga con la forma de vivir su fe en la vida diaria: una vida basada en la compasión, guiada por la mirada misericordiosa de Cristo y la de María hacia Jesús al pie de la Cruz, representada de manera concreta con un rosario diario, una hora de adoración semanal y un apostolado externo mensual.

Este deseo de comprometerse en la Fraternidad Maximiliano Kolbe se pudo al fin concretizar. Los compromisos tuvieron lugar durante una misa, el día 19 de Julio del presente año, en el Punto Corazón de Honduras. La misa fue celebrada por el Padre Patricio, un sacerdote muy cercano a Punto Corazón desde los inicios de la Obra en este país, manteniéndose siempre muy fiel en la amistad con nosotros, estando siempre presente y prestándonos su ayuda cuando la necesitamos.

<span class="caps">JPEG</span> - 47.9 KB

En julio del año pasado, Sarai F., Orlando C. y Gabriela F. dieron origen a la Fraternidad en Honduras y renovaron su compromiso por tres años. Orlando se encuentra actualmente fuera del país, pero su esposa Sarai asumió espiritualmente el compromiso de los dos. Los tres nuevos integrantes en esta Fraternidad son: Daniela, Alma y Noé. Daniela y Alma hicieron al mismo tiempo su formación y se fueron de misión a Brasil y a Perú respectivamente, y en esta ocasión oficializaron juntas su compromiso con Puntos Corazón. Ellas fueron realmente muy tocadas por la vida que llevaron durante ese tiempo de misión y por ende, decidieron prolongarla en sus vidas cotidianas aquí en Honduras. Para Noé el carisma de nuestro movimiento ha sido una verdadera respuesta a sus inquietudes y una luz en cuanto a su manera de vivir la fe, y poder acercarse aún más a Cristo cada día (...)

Nosotros organizamos un pequeño encuentro después de la misa, que consistió en una cena. Pero estoy segura que la fiesta en el cielo fue aún más grande: ¡tanta gente reunida por Cristo y el deseo ferviente de estos 5 amigos de comprometerse a elegirlo a Él como guía de sus vidas y de transmitir Su misericordia al mundo!

El cielo goza y nosotros también.

María Jesús, misionera chilena en Honduras

Volver