• 7 de julio de 2017
es

El Salvador: Cada visita es importante

Extracto de la carta de Rosario en misión en el Punto Corazón de San Salvador:

Nuestras actividades consisten en visitar a las personas, escucharlas, acompañarlas al médico, jugar con los niños, rezar por ellos, celebrar cumpleaños. Decirlo así suena tan sencillo, sin embargo cada visita es importante para nuestros amigos. Siempre nos están esperando y nos agradecen con abrazos y a veces con lágrimas el rato que estamos con ellos.

Como L., una señora que es la maestra particular de la colonia. Uno de los primeros días que estaba aquí, celebramos su cumpleaños. Ella vive sola y ese día había pasado bastante triste. La invitamos a comer fideos con salsa y le hicimos un bizcochuelo con unas velitas. No les puedo explicar la alegría y la emoción de esa mujer. Hasta hoy nos agradece y nos dice que le cambiamos el día, que ella estaba muy triste y sola y nosotros le devolvimos la alegría.

O V., una joven de 24 años que tuvo, y tiene, una vida muy difícil. Ella es muy dura y está siempre a la defensiva, con desconfianza. Tiene dos hijitos, que están siempre con nosotros, y carga un sufrimiento muy grande.
Vino una noche a nuestra casa después de la cena y comenzó a hablar sin parar durante tres horas, nosotros solo la escuchamos y le servíamos agua. No hicimos nada más que estar con ella, pero descargó todo su dolor y se fue a dormir más tranquila.

O S., un joven que viene a veces por la mañana a tomar mates conmigo. Siempre me dice: “Me siento tan feliz cada vez que vengo acá. Se me llena el corazón de alegría y de paz. Crecí en el Punto Corazón y tengo los mejores recuerdos de mi infancia acá”.


Volver