• 28 de septiembre de 2015
es

El Papa Francisco en Cuba

Extractos del testimonio de Marie G., misionera de Puntos Corazón en Cuba, que nos cuenta cómo vivieron la visita del Santo Padre en la isla.

8:00h El Papa Francisco llega a la Plaza (de la Revolución). La misa con cantos de ritmo cubano es sencilla y accesible para todos. Durante la homilía, tan esperada, el Papa invita al compromiso concreto sirviendo a los más frágiles. Me impresiona el ambiente respetuoso que reina en la Plaza, con verdaderos momentos de silencio y de recogimiento a pesar de la presencia de muchos no-creyentes, los trabajadores y los miembros del Partido han sido llamados a participar junto con los católicos y toda la población. El Papa termina la misa con una bendición final. Sin saberlo su mensaje dirigido a los cubanos resuena también en mí en relación con mi misión. Desfilan en mi cabeza los rostros de nuestros amigos del barrio “los que han perdido la esperanza, y no encuentran motivos para seguir luchando; por los que sufren la injusticia, el abandono, la soledad; pedimos por los ancianos, los enfermos, los niños y los jóvenes, por todas las familias en dificultad, para que María les enjugue sus lágrimas, les consuele con su amor de Madre, les devuelva la esperanza y la alegría.”
“Junto a la Madre, en la Cruz, podemos comprender quién es verdaderamente «el más importante», y qué significa estar junto al Señor y participar de su gloria. (...) Como nos enseñó en las Bodas de Caná, seamos solícitos en los pequeños detalles de la vida, y no cesemos en la oración los unos por los otros, para que a nadie falte el vino del amor nuevo, de la alegría que Jesús nos trae.”
¡Ojalá que esta visita del Papa deje en el corazón de los cubanos una huella de esperanza y nuevo soplo, para realizar los cambios que esperan tanto para su bella isla!

<span class="caps">JPEG</span> - 184 KB


Volver