• 28 de septiembre de 2015
es

El Papa Francisco en Cuba

Extrac­tos del tes­ti­mo­nio de Marie G., misio­nera de Puntos Cora­zón en Cuba, que nos cuenta cómo vivie­ron la visita del Santo Padre en la isla.

8:00h El Papa Fran­cisco llega a la Plaza (de la Revo­lu­ción). La misa con cantos de ritmo cubano es sen­ci­lla y acce­si­ble para todos. Durante la homi­lía, tan espe­rada, el Papa invita al com­pro­miso con­creto sir­viendo a los más frá­gi­les. Me impre­siona el ambiente res­pe­tuoso que reina en la Plaza, con ver­da­de­ros momen­tos de silen­cio y de reco­gi­miento a pesar de la pre­sen­cia de muchos no-cre­yen­tes, los tra­ba­ja­do­res y los miem­bros del Par­tido han sido lla­ma­dos a par­ti­ci­par junto con los cató­li­cos y toda la pobla­ción. El Papa ter­mina la misa con una ben­di­ción final. Sin saberlo su men­saje diri­gido a los cuba­nos resuena tam­bién en mí en rela­ción con mi misión. Des­fi­lan en mi cabeza los ros­tros de nues­tros amigos del barrio “los que han per­dido la espe­ranza, y no encuen­tran moti­vos para seguir luchando; por los que sufren la injus­ti­cia, el aban­dono, la sole­dad; pedi­mos por los ancia­nos, los enfer­mos, los niños y los jóve­nes, por todas las fami­lias en difi­cul­tad, para que María les enju­gue sus lágri­mas, les con­suele con su amor de Madre, les devuelva la espe­ranza y la ale­gría.”
“Junto a la Madre, en la Cruz, pode­mos com­pren­der quién es ver­da­de­ra­mente «el más impor­tante», y qué sig­ni­fica estar junto al Señor y par­ti­ci­par de su gloria. (...) Como nos enseñó en las Bodas de Caná, seamos solí­ci­tos en los peque­ños deta­lles de la vida, y no cese­mos en la ora­ción los unos por los otros, para que a nadie falte el vino del amor nuevo, de la ale­gría que Jesús nos trae.”
¡Ojalá que esta visita del Papa deje en el cora­zón de los cuba­nos una huella de espe­ranza y nuevo soplo, para rea­li­zar los cam­bios que espe­ran tanto para su bella isla!

<span class="caps">JPEG</span> - 184 KB


Volver