• 4 de enero de 2012
es

Eglae G., Honduras, 2010/11

Eglae y Alessia, Tegucigalpa, Agosto de 2011

Eglae, de Posadas (Misiones) estuvo en misión en el Punto Corazón Santa María Goretti en Honduras de Mayo de 2010 a octubre de 2011.

Nos cuenta su experiencia en su carta de mayo de 2011

"Víctor dejó de tomar, la transformación fue sorprendente se deshinchó, estaba
limpio, buscó un lugar donde vivir. Hacía chambas, es Maestro mayor de obras, ayudó a
construir la parroquia y casas muy bonitas de la colonia. Su hija Isayana estaba feliz, un día me
senté a charlar con él, me miró sonriendo, y diciéndome con orgullo: -“Dejé de tomar Eglae,
por mi hija, debo ayudarla.” No hacen una idea lo feliz que estaba, cada vez que me lo
encontraba por la calle, me contaba muy orgulloso el trabajo que hacía ese día, o la
frustración de no haber conseguido nada; lo invitamos a la casa a que venga a comer o la
misa, pero le surgía algún trabajito de último momento y no podía venir.

Hace una semana un domingo por la tarde, Isayana viene corriendo, y me dice: - “Papá volvió a tomar, le voy a contar a mamá”. Fui y lo encontré sentado en la puerta,
como niño castigado; ví en sus ojos tristeza y desesperación, estaba solo, así que me senté
a su lado, mi hermano Daniel estaba conmigo, me acompañaba, me dijo: -“Eglae volví a
tomar”. Mi primera reacción fue la de querer regañarlo (no sirve de nada). No sé de dónde
me calmé, y sólo le palmeé el hombro, y recé.

Ante la indignación, la frustración, lo que ayuda es saber que existe una presencia,
y hacer memoria de María de al pie de la cruz, mirando y sufriendo con su Hijo por el
mundo. Ahora Víctor está enfrente de mi casa, no me grita, lleva la basura, le preparo algo
para que coma y pienso en Leti, su esposa, que siempre lo ayuda cuando quiere dejar de beber aunque
se peleen, se griten… cuando lo necesita ella lo ayuda."


Volver