• 3 de abril de 2012
es

«Educación a los derechos humanos en sus ámbitos no formales»

Mesa Redonda ONU, Ginebra 2012

De Apolline B., Puntos Corazón Ginebra.

La educación en los derechos humanos es un tema de actualidad que moviliza o a lo menos suscita el interés de numerosos Estados y ONG presentes en la ONU, sobre todo desde la adopción por la ONU, en diciembre 201, de una Declaración en la educación en los derechos humanos. El viernes 16 de marzo Puntos Corazón organizó y moderó una mesa redonda sobre “la educación en los derechos humanos en ámbitos no formales”.

El objetivo de este evento era de mostrar en qué medida podemos despertar y educar al hombre en sus derechos fundamentales y en sus responsabilidades para con los demás, de manera diferente al sistema clásico de aprendizaje escolar e universitario. Esta mesa redonda surgió como una humilde respuesta al abismo existente entre la voluntad de la ONU de difundir una cultura universal de los derechos humanos y las violaciones recurrentes de esos derechos en el mundo entero.
Conscientes del camino a recorrer Puntos Corazón buscó por medio de esta mesa redonda poner a la luz varias iniciativas educativas positivas y fecundas que ya existen y que son llamadas a hacerse fuente de inspiración y de admiración para cada uno.
Seis panelistas dieron testimonio de sus proyectos de educación en los derechos humanos por medio del arte, de los medios de comunicación, del deporte, del juego y del diálogo intercultural.

Entre ellos Asmae Fahoum y Andre-Marc Huwyler, lejanos al mundo de la ONU y a los discursos, compartieron valientemente sus experiencias a la ONU.
Asmae vino a evocar el papel del teatro social para con las personas vulnerables. La idea es que la práctica del teatro vuelva a dar a los presos, a las personas discapacitadas, a los jóvenes en situación errante, su dignidad y el valor a sus palabras. La cultura no es más un mundo aparte pero una experiencia accesible.
Cuanto a André-Marc, lutier de la orquesta juvenil NEOJIBA implantado en Brasil vino como portavoz de ese proyecto que implica hoy cientos de niños y jóvenes de todas las clases sociales. A través de un aprendizaje excelente de la práctica orquestral esos jóvenes están iniciados al sentido del trabajo riguroso, al reconocimiento de los talentos de los demás y de los suyos y a una búsqueda colectiva de la belleza y del Bien común. Las familias y toda la comunidad que acompañan a esos niños están también involucradas a esta aventura y marcadas por los valores que propone el proyecto NEOJIBA.

Si Puntos Corazón eligió interesarse por las formas educativas no formales es porque la misión de Puntos Corazón lo es también. La educación no formal quiere ser concreta y plenamente enraizada en la realidad. Tiende a desarrollar la inteligencia y el corazón del hombre por el uso de medios atractivos, vivos y gratificantes. Finalmente, esta forma de educación quiere ser accesible para los más vulnerables y los más pobres.


Volver