• 3 de abril de 2012
es

«Educación a los derechos humanos en sus ámbitos no formales»

Mesa Redonda ONU, Ginebra 2012

De Apo­lline B., Puntos Cora­zón Gine­bra.

La edu­ca­ción en los dere­chos huma­nos es un tema de actua­li­dad que movi­liza o a lo menos sus­cita el inte­rés de nume­ro­sos Esta­dos y ONG pre­sen­tes en la ONU, sobre todo desde la adop­ción por la ONU, en diciem­bre 201, de una Decla­ra­ción en la edu­ca­ción en los dere­chos huma­nos. El vier­nes 16 de marzo Puntos Cora­zón orga­nizó y moderó una mesa redonda sobre “la edu­ca­ción en los dere­chos huma­nos en ámbi­tos no for­ma­les”.

El obje­tivo de este evento era de mos­trar en qué medida pode­mos des­per­tar y educar al hombre en sus dere­chos fun­da­men­ta­les y en sus res­pon­sa­bi­li­da­des para con los demás, de manera dife­rente al sis­tema clá­sico de apren­di­zaje esco­lar e uni­ver­si­ta­rio. Esta mesa redonda surgió como una humilde res­puesta al abismo exis­tente entre la volun­tad de la ONU de difun­dir una cul­tura uni­ver­sal de los dere­chos huma­nos y las vio­la­cio­nes recu­rren­tes de esos dere­chos en el mundo entero.
Cons­cien­tes del camino a reco­rrer Puntos Cora­zón buscó por medio de esta mesa redonda poner a la luz varias ini­cia­ti­vas edu­ca­ti­vas posi­ti­vas y fecun­das que ya exis­ten y que son lla­ma­das a hacerse fuente de ins­pi­ra­ción y de admi­ra­ción para cada uno.
Seis pane­lis­tas dieron tes­ti­mo­nio de sus pro­yec­tos de edu­ca­ción en los dere­chos huma­nos por medio del arte, de los medios de comu­ni­ca­ción, del deporte, del juego y del diá­logo inter­cul­tu­ral.

Entre ellos Asmae Fahoum y Andre-Marc Huwy­ler, leja­nos al mundo de la ONU y a los dis­cur­sos, com­par­tie­ron valien­te­mente sus expe­rien­cias a la ONU.
Asmae vino a evocar el papel del teatro social para con las per­so­nas vul­ne­ra­bles. La idea es que la prác­tica del teatro vuelva a dar a los presos, a las per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das, a los jóve­nes en situa­ción errante, su dig­ni­dad y el valor a sus pala­bras. La cul­tura no es más un mundo aparte pero una expe­rien­cia acce­si­ble.
Cuanto a André-Marc, lutier de la orquesta juve­nil NEO­JIBA implan­tado en Brasil vino como por­ta­voz de ese pro­yecto que implica hoy cien­tos de niños y jóve­nes de todas las clases socia­les. A través de un apren­di­zaje exce­lente de la prác­tica orques­tral esos jóve­nes están ini­cia­dos al sen­tido del tra­bajo rigu­roso, al reco­no­ci­miento de los talen­tos de los demás y de los suyos y a una bús­queda colec­tiva de la belleza y del Bien común. Las fami­lias y toda la comu­ni­dad que acom­pa­ñan a esos niños están tam­bién invo­lu­cra­das a esta aven­tura y mar­ca­das por los valo­res que pro­pone el pro­yecto NEO­JIBA.

Si Puntos Cora­zón eligió inte­re­sarse por las formas edu­ca­ti­vas no for­ma­les es porque la misión de Puntos Cora­zón lo es tam­bién. La edu­ca­ción no formal quiere ser con­creta y ple­na­mente enrai­zada en la rea­li­dad. Tiende a desa­rro­llar la inte­li­gen­cia y el cora­zón del hombre por el uso de medios atrac­ti­vos, vivos y gra­ti­fi­can­tes. Final­mente, esta forma de edu­ca­ción quiere ser acce­si­ble para los más vul­ne­ra­bles y los más pobres.


Volver