• 8 de julio de 2014
es

Difundir Puntos Corazón, una experiencia de hospitalidad del corazón

María Celeste, Marie-Aimée y P. Eduardo, Villa María, junio 2014

De Marie-Aimée, voluntaria francesa en el Punto-Corazón de Lanús (Buenos Aires):

Hace unos días, hice una difusión en Villa María (Córdoba) con P. Eduardo. Era la primera vez, desde que salí de misión, que daba un testimonio sobre mi experiencia. ¡Qué difícil es transmitir lo vivido! Pero el Espíritu Santo está siempre presente y me ayudó a abrir mi corazón y a dar todo a esta gente.

Durante estos días de difusión, vivimos algunos “fiorettis” que me gustaría compartir con ustedes. Ellos son, para mí, signos del actuar permanente de Dios en nuestros corazones:
<span class="caps">JPEG</span> - 146.1 KB_ Un chico de apenas 9 años me preguntó: “¿Cual es el encuentro con un amigo del barrio más te tocó? ¿Cómo te sientes cuando empieza una amistad?". Una profesora de farmacología, que molestamos en el medio de su clase, entendió a tal punto el carisma de Puntos Corazón que dijo al fin del encuentro: “Creo que el resultado de la misión que hacen estos jóvenes es simplemente, y gracias al encuentro verdadero con Dios, el descubrimiento de la verdad sobre sí mismo, y es eso lo que todos buscamos a lo largo de nuestra vida”.

Uno podría pensar que la meta de una difusión es tener encuentros bien organizados con jóvenes, en colegios o en grupos parroquiales. Por supuesto, eso es muy importante, porque para que las casas Puntos Corazón continúen y que puedan fundarse otras, necesitamos que salgan más voluntarios de todas partes del mundo. Pero, a la vez, el carisma de la obra es ante todo difundir una cultura de compasión, y creo que los encuentros sencillos y gratuitos que tuvimos con toda clase de personas – sacerdotes, profesores, niños, señoras grandes de las parroquias, familias que nos acogen…- fueron un lindo ejemplo.
<span class="caps">JPEG</span> - 139.7 KBTuve la gracia y la alegría de encontrar a Verónica y Marcelo, un matrimonio que vive en San Marcos Sud, un pequeño pueblo en el campo. Ellos hacen muchísimo por su parroquia y especialmente por los jóvenes. Sería difícil para ellos salir de misión, pero estoy segura que la amistad que nació, sus oraciones, van a contribuir humildemente, también, al crecimiento de nuestra obra en Argentina.

Esta difusión me permitió colocar una mirada nueva sobre mi misión, compartiendo con otros las amistades que vivo y el camino de fe que llevo, descubrí de manera tal vez más clara la Misericordia infinita de Dios, y eso fue ¡un gran regalo! La misión es amplia y no se limita al barrio, por eso esta actitud siempre disponible del corazón es la forma de compartir con todos el Amor de Dios que nos llena.


Volver