• 6 de abril de 2016
es

Chile: «Don Jamen»

Extracto de la carta de Andrea, en misión en el Punto Corazón de Chile:

Don Jamen es un señor humilde, que
padece una leve discapacidad mental. Vive muy
cerca de nosotros, por eso viene casi todos los
días a nuestra casa, sólo a pasar su tiempo aquí.
No hablaba mucho y siempre contaba las mismas
historias. Desde que llegué, este hombre entró de
inmediato en mi corazón, y comencé a crear una
linda amistad con él, lo cual permitió que se
integrara un poco más, que hablara, aprendiera nuestros nombres, y que pudiéramos
conocer más de su vida.

Un día de tantos, Don Jamen me pidió que le
enseñe algo; yo, para no perder la costumbre de
“Seño Andre”, con mucha alegría acepté. Le
pregunté qué le gustaría aprender, y él contestó: cualquier cosa, lo más fácil. Entonces le armé un cuaderno
y, con mi nuevo alumno, empezamos las clases. Empezó escribiendo el abecedario, nombrando las letras,
escribiendo su propio nombre, y algunas veces le di tarea para que me traiga al próximo día. Pero me di
cuenta, que él ya sabía las letras, los números, sabía leer, escribir… él no buscaba aprender, no importaba
qué le enseñara, sólo que le enseñen algo, él buscaba que alguien le preste atención, lo “pesque” (como
dicen aquí en Chile), lo mire, que le dedique tiempo, algo que parece hacía mucho había perdido.

(...) Este hombre alegra mis días y me hace ver a un Cristo vivo, el Cristo que nos enseña a amar a nuestro
hermano, que no importa la vida que traiga o como sea, sino simplemente recibirlo tal cual es, como
nuestro Padre nos recibe, amándonos como niños y alentándonos en este camino a la conversión… Como
dice la Madre Teresa de Calcuta: “No somos sólo un número en este mundo, somos niños de Dios.”

<span class="caps">JPEG</span> - 158.1 KB


Volver