• 2 de marzo de 2017
es

Cuaresma: un nuevo comienzo

La Cua­resma es un nuevo comienzo, un camino que nos lleva a un des­tino seguro: la Pascua de Resu­rrec­ción, la vic­to­ria de Cristo sobre la muerte. Y en este tiempo reci­bi­mos siem­pre una fuerte lla­mada a la con­ver­sión: el cris­tiano está lla­mado a volver a Dios «de todo cora­zón» (Jl 2,12), a no con­ten­tarse con una vida medio­cre, sino a crecer en la amis­tad con el Señor. Jesús es el amigo fiel que nunca nos aban­dona, porque incluso cuando peca­mos espera pacien­te­mente que vol­va­mos a él y, con esta espera, mani­fiesta su volun­tad de per­do­nar (cf. Homi­lía, 8 e­nero 2016).

La Cua­resma es un tiempo pro­pi­cio para inten­si­fi­car la vida del espí­ritu a través de los medios santos que la Igle­sia nos ofrece: el ayuno, la ora­ción y la limosna. En la base de todo está la Pala­bra de Dios, que en este tiempo se nos invita a escu­char y a medi­tar con mayor fre­cuen­cia.

Papa Fran­cisco, Men­saje de Cua­resma 2017


Volver