• 26 de julio de 2012
es

Córdoba: Preparando el «Año de la Fe»

Gonzalo- Córdoba, julio 2012

Con motivo de la visita a Cór­doba de Her­mana Leti­cia, el pasado 21 y 22 de julio, toma­mos un tiempo espe­cial de encuen­tro comu­ni­ta­rio; en el que com­par­ti­mos juntos la misa, el rezo de vís­pe­ras y la escuela de comu­ni­dad.
Ese día, Hna. Leti­cia nos pro­puso tra­ba­jar un frag­mento de la Carta Apos­tó­lica “Porta Fidei”, del Papa Bene­dicto XVI, en la que con­voca el año de la Fe.

“La puerta de la fe… está siem­pre abierta”: fuimos invi­ta­dos a buscar nue­va­mente el gusto por des­cu­brir el Evan­ge­lio, por cele­brar juntos la Euca­ris­tía, por com­par­tir la ora­ción comu­ni­ta­ria a fin de com­pren­der, con una cer­teza siem­pre nueva, que hoy la fe ha de dar res­puesta a nues­tra rea­li­dad, corres­pon­diendo a los cam­bios que se dan, per­so­na­les pero tam­bién como socie­dad.

Cada visita que reci­bi­mos en nues­tra comu­ni­dad, es una posi­bi­li­dad de expe­ri­men­tar la gra­tui­dad y el don de la amis­tad. Es signo con­creto de que la “fe actúa por amor” y se vuelve cri­te­rio de pen­sa­miento y acción que va tomando toda nues­tra vida, nues­tra huma­ni­dad; y que se abre a otros que, al igual que noso­tros, se encuen­tran en la bús­queda de sen­tido para sus vidas. Es por esto que durante esos dos días se acer­ca­ron nuevos amigos, para ver y cono­cer lo que com­par­ti­mos desde lo coti­diano, pero que se evi­den­cia en la amis­tad que cada uno expe­ri­menta como don.

Durante este fin de semana, donde vivi­mos tam­bién la ale­gría expre­sada en el canto, en un almuerzo… en una ora­ción o charla, se reveló esa exi­gen­cia de “lo que vale y per­ma­nece siem­pre”, y que es una invi­ta­ción cons­tante para poner­nos en camino para encon­trar a Cristo. “La fe nos invita y nos abre total­mente a este encuen­tro” con lo cual nue­va­mente des­cu­bri­mos el valor de que seguir el camino es lo más justo para noso­tros. Así, reci­bir cada encuen­tro se con­vierte en la posi­bi­li­dad de crecer y darnos.

Soledad V.

Volver