• 17 de mayo de 2010
es

Compasión y trabajo

En abril de 2010 com­par­ti­mos en la casa Ntra. Sra. del Rosa­rio de Paraná una mesa redonda «Com­pa­sión y Tra­bajo» en la que nues­tros invi­ta­dos nos tes­ti­mo­nia­ron su expe­rien­cia cris­tiana en el mundo labo­ral y empre­sa­rio, ámbi­tos en los que se desem­pe­ñan y que están aso­cia­dos a exi­gen­cias y cri­te­rios de efi­ca­cia, de cali­dad lucro, de pedi­dos y formas... En la intro­duc­ción al encuen­tro nos decía padre Juan Marcos, mode­ra­dor de la mesa que -«tra­ba­ja­mos a veces 8 horas por día (o más), y el cris­tia­nismo, la com­pa­sión no son un barniz sobre la vida, sino que se encar­nan en todo lo que que­re­mos vivir». Enton­ces ¿Cómo vivir aquí la com­pa­sión? ¿Cómo llevar nues­tra mirada de fe, mirada cris­tiana hacia la per­sona humana, al tra­bajo que ocupa gran parte de nues­tro día?

JPEG - 19.2 KB
Mesa redonda: AUYERÓS, ZALAZAR, MADRID PAEZ
JPEG - 21.6 KB
© J. Trembecki

*

JPEG El Sr. Samuel Madrid Paez,gerente de Long­vie, nos decía que nues­tra pro­puesta fue para él un desa­fío y que él ha sido el primer bene­fi­cia­rio de esta refle­xión sobre la com­pa­sión que lleva a la -«rela­ción per­sona a per­sona».. Nos explicó el con­cepto de empresa enten­dida pri­me­ra­mente -«no como sus bienes, ni sus edi­fi­cios, ni sus pro­duc­tos, ni sus balan­ces (...) sino como ’su gente’. (...) Cuando se centra el con­cepto de empresa en las per­so­nas que la forman, las abas­ten­cen, y las que nece­si­tan su pro­ducto, la empresa empieza a enten­derse dis­tinto y pasa a ser un tra­bajo, un momento y un ámbito donde se puede con­vi­vir y sentir en com­pa­sión.»

JPEG La Lic. Mónica Zala­zar explicó cómo tra­baja su empresa, que adh­iere a los prin­ci­pios de la Eco­no­mía de Comu­nión del Movi­miento de los Foco­la­res, mos­trán­do­nos bien con­cre­ta­mente a través del relato de expe­rien­cias coti­dia­nas que la Pro­vi­den­cia de Dios está pre­sente y actúa, en este ámbito donde algu­nos con­si­de­ran que Dios no tiene nada para decir... y cómo la per­sona se ubica al centro de sus accio­nes y deci­sio­nes sobre­todo en el -«poner en común los bienes espi­ri­tua­les y mate­ria­les».

JPEG Por su parte, el Ing. Víctor Auye­rós, empleado de Illo­lay y miem­bro del Movi­miento Comu­nión y Libe­ra­ción, acen­tuó un aspecto más per­so­nal con­tán­do­nos cómo él pasó de una acti­tud «teó­rica» en el tra­bajo a des­cu­brir una -«llave que abre la puerta defi­ni­ti­va­mente, que es la de partir sobre una mirada sobre las cosas y que para él con­siste en la cer­teza de que»antes de que yo me ponga en marcha para mi tra­bajo, yo ya he sido abra­zado«(...) la única posi­bi­li­dad que yo tengo en mi tra­bajo de ser com­pa­sivo con la per­sona que tengo alre­de­dor es porque alguien ha sido com­pa­sivo con­migo. Yo no soy un eje­cu­tor de la com­pa­sión sino un vaso comu­ni­cante de algo que alguien ha hecho comigo antes, es la sobre­a­bun­dan­cia de una gracia que uno ha reci­bido. La cons­truc­ción de una empresa mis­te­rio­sa­mente tam­bién es la sobre­a­bun­dan­cia de una gracia.».


Volver