• 3 de julio de 2015
es

Carta de Paula: Roseane

Paula y Roseane, Fazenda do Natal, junio 2015

De Paula, misionera argentina en la Fazenda do Natal, en Brasil:

Les quiero presentar a la personita con la que vivo ahora, ella es Roseane, una jovencita de 18 años, que tiene un pequeño retraso mental. Lo que la hace tan simple, sencilla y con un corazón puro, como el de una niña.

Llegó a la Fazenda porque necesitaba un tiempo y un poco de distancia. Con su madre peleaban mucho, decía palabras que de cierta manera humillaban a Roseane y llego al punto de echarla de la casa para dormir en la calle. Su madre también es una mujer que sufrió mucho; durante el embarazo fue golpeada por el padre de Roseane. Hoy está con tratamiento psiquiátrico.

Al principio fue un poco difícil, estaba todo el día a los gritos cantando y bailando de manera exagerada, pero poco a poco fue cambiando. Cada cosa que le decimos para que aprenda, lo acepta y lo asimila como con una cierta sorpresa, ahí me doy cuenta que pocas veces le hablaron con claridad, cariño y respeto.

Los días de semana está en la Fazenda y los fines de semana regresa para quedarse con su mamá en el barrio. Un día me encontré con su madre y me dijo que notó que desde que está en la Fazenda, está más tranquila y hasta le dio un beso cuando la vio, cosa que nunca hacía. En ese momento me di cuenta que esta mamá quiere mucho a Roseane, quiere lo mejor para ella, y por eso es que le exige, a veces olvidando los límites que ella tiene.

Roseane es increíble, cada día se levanta con una sonrisa reparte abrazos y besos para todos, la alegría que irradia es maravillosa, incapaz de hacerle daño a nadie. Con ella aprendo a descubrir con asombro a cada persona como un verdadero tesoro, porque así es ella.


Volver