• 4 de febrero de 2016
es

Brasil: la llegada de Bernardo

Fazenda do Natal, Brasil, enero 2016

Extracto de la carta de Pamela y Gui­llermo en la Fazenda do Natal en Brasil:

Ber­nardo y sus her­ma­nas lle­ga­ron a la Fazenda por vaca­cio­nes del orfa­nato durante un mes, a noso­tros nos tocó aco­gerlo a él en casa y no pode­mos escon­der que desde que llegó se ha trans­for­mado en la ale­gría del hogar.

Ber­nardo es un pequeño de cuatro añitos que habla hasta por los codos, tiene res­puesta para todas las cosas, no puede pasar un segundo en silen­cio ya que alguna can­ción llega a su cabe­cita y no duda en can­tarla con mucha ener­gía. Es un gor­dito cari­ñoso lleno de besos, abra­zos y cari­cias que reparte a todo el mundo. Y se vuelve la estre­lla del espec­táculo cuando encuen­tra cual­quier ins­tru­mento aunque sea una pan­de­reta. Ya la edu­ca­ción de dos niños estaba siendo un desa­fío para noso­tros, pen­sá­ba­mos que con la lle­gada de un ter­cero la cosa iba a empeo­rar, pero gra­cias a Dios no fue tan terri­ble. Incluso aunque las exi­gen­cias y el can­san­cio es mayor, nos gra­ti­fi­ca­mos en ver las acti­tu­des que Ana y Wever­ton tienen para con un niño más chi­quito que ellos. Es gra­cioso escu­char de sus bocas aque­llas cosas que nos can­sa­mos de decir­les a ellos “no grites”, “tira la cadena”, “ha­cerle caso a los mayo­res”, etc., pero eso quiere decir que ¡algo les ha que­dado!

En una semana Ber­nardo y su her­mana regre­sa­rán al orfa­nato, así que se los enco­men­da­mos a las ora­cio­nes de uste­des para que Dios les regale una fami­lia esta­ble.


Volver