• 16 de abril de 2013
es

Brasil: La vida que acontece en los detalles

Bea, Brasil 2013

de Agustina R., misionera en la Fazenda do Natal

Uno de los primeros acontecimientos que marcó mi primer día fue el reconocer que necesitamos siempre buscar maestros. Con Bea -la pequeña con la que vivo- comenzamos a compartir las primeras palabras en idiomas diferentes, pero percibiendo mi pobreza se sentó a mi lado un poco tímida y me enseñaba cada una de las cosas que estaban sobre la mesa.
Recuerdo su primer gesto gratuito: enseñarme a rezar el Padre Nuestro, las dos repitiendo palabra por palabra en un encuentro tan profundo e indescriptible.
Descubrí en esta experiencia el arte de ser discípulo, dejándome educar por ella y ver reflejada la compasión de la pequeña hacia mí. Realmente unos segundos donde se desdibujan los sentidos, una verdadera experiencia de amor.


Volver