• 29 de diciembre de 2017
es

Brasil: El monstruo de la escalera mecánica

Punto Corazón Brasil, diciembre 2017

Extracto de la carta de Débora en misión en Brasil:

Apenas nos bajamos del tren, nos topamos de frente con un problema que no habíamos reparado con anticipación. Los chicos no querían seguir al ver la inmensidad que se avecinaba, al ver ese monstruo gigante que los iba a devorar: una escalera mecánica.
Era la primera vez que subían a una ¡en pleno siglo XXI! Juntaron coraje y quisieron emprender la aventura de domar este monstruo. El primero fue el mayor, amago, amago y puso el primer piecito y enseguida el otro. Su rostro se iluminó de alegría pura, hubo risas y aplausos. Después siguió ella y luego el otro hermanito. La misma cara, los mismos gestos. Felicidad. Felicidad pura y verdadera, desde la más tierna inocencia. La más pequeña subió en mis brazos, que juro que después de tantas risas se me escapó alguna lágrima de emoción de sentir ese calorcito en el corazón por estar viviendo eso.
En esta ciudad de tantos habitantes, donde en los transportes públicos se refleja tanta soledad, en los cuales viajan apretujados, con miles de cosas en su cabeza se puede vivir este milagro. Cuatro niños despertaron cabezas y corazones dormidos y provocaron sonrisas en ese día que parecía ser igual a los otros.
Y son estos niños los que me recuerdan este Cristo que nació en un pesebre, que nació pobre y vivió pobre. Son estos niños los que te hacen vivir una Navidad diferente.


Volver