• 5 de octubre de 2016
es

Soy parte de algo mayor, una misión que me sobrepasa

Extracto de la carta de Daiana que ter­mina su misión en el Punto Cora­zón de Chile:

No sé bien como empe­zar esta última carta, mi cora­zón está lleno de sen­ti­mien­tos. Lleno de ale­gría, amor, gra­ti­tud, tam­bién un poco de nos­tal­gia por dejar a quie­nes en este año me han entre­gado tanto. Pero sobre todo estoy llena de Paz, de la paz más grande, la del cora­zón que es única y es para siem­pre.

En este año he inten­tado que Chile fuera mi nuevo cielo, intenté amar más que ser amada, intenté estar pre­sente en la sole­dad de Get­se­maní, en el dolor y la angus­tia del Gól­gota, pero tam­bién estar pre­sente en la glo­riosa Resu­rrec­ción.

Un año de la vida de mis amigos. Un año para verlos crecer, reír y llorar con las des­pe­di­das. Con­tem­plar el gozo de la lle­gada de un nuevo niño o el dolor de la pér­dida de un ser amado. Estas per­so­nas, mis amigos, me rega­la­ron un año de sus vidas.

Soy parte de algo mayor, de algo que me sobre­pasa. Soy parte de la misión de alguien más. Soy un simple ins­tru­mento en sus manos y estos amigos han sido sim­ples ins­tru­men­tos en sus manos para la misión que Él tenía pen­sada para mí, y ojalá con la gracia de Dios para vida de uste­des tam­bién.


Volver